Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

(Bruselas, Bélgica) La Unión Europea se dijo «conmocionada y consternada» por la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió asfixiado por un policía blanco durante su detención en Estados Unidos, y se refirió al hecho como un «abuso de poder».

«Se trata de un abuso de poder. Hay que denunciarlo combatirlo, en Estados Unidos y en todas partes», dijo Josep Borrell, el jefe de la diplomacia europea.

«Estamos conmocionados y consternados por la muerte de George Floyd», dijo Borrell en una rueda de prensa en Bruselas, en la que instó a las sociedades a «controlar el uso excesivo de la fuerza» policial, en un momento en que las protestas se expanden en Estados Unidos.

Borrell también pidió una «desescalada de tensiones» en Estados Unidos.

El país vive los disturbios civiles más graves del mandato del presidente Donald Trump, que llevaron a centenares de miles de estadounidenses a protestar contra la violencia policial, el racismo y las desigualdades sociales.

Trump prometió restablecer el orden y amenaza con desplegar el ejército para poner fin a la violencia.

OBSERVE MÁS: George Floyd: así vivió EE.UU. por sexto día consecutivo «los peores disturbios desde la muerte de Martin Luther King»

ONU: se subraya la «discriminación racial endémica»

Por su parte, hoy martes la Alta Comisionada de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, declaró que la pandemia y las manifestaciones en Estados Unidos tras la muerte de un hombre negro asfixiado por un policía blanco, ponen de manifiesto «las discriminaciones raciales endémicas».

«Este virus muestra las desigualdades endémicas que han sido ignoradas durante mucho tiempo», estimó Bachelet en un comunicado.

«En Estados Unidos, las manifestaciones (…) ponen de manifiesto no solo la violencia policial contra los ciudadanos de color sino también las desigualdades en el ámbito de la salud, educación y empleo y también la discriminación racial endémica», agregó.

OBSERVE MÁS: Trump anuncia el despliegue de miles de soldados armados en Washington en medio de crisis sin precedentes en el país

Una semana después de la muerte de Floyd, de 46 años, a manos del agente que lo inmovilizó contra el suelo tras su arresto en la ciudad de Minneapolis, las protestas se extendieron de costa a costa.

Trump vive la crisis más grave de su mandato frente a estos miles de manifestantes que protestan contra la brutalidad policial, el racismo y la brecha social que la pandemia del nuevo coronavirus ha puesto aún más en evidencia.

«Las estadísticas muestran un impacto devastador de COVID-19 en las poblaciones de origen africano, así como en las minorías étnicas de ciertos países como Brasil, Francia, Reino Unido y Estados Unidos», agregó Bachelet.

En Estados Unidos, la tasa de mortalidad de las personas positivas a COVID-19 es dos veces superior entre los afroamericanos que en otras comunidades, según la expresidenta chilena.

OBSERVE MÁS: El asesinato de George Floyd desnudó a los Estados (no tan) Unidos


Traducir artículo