Noticiero de EE.UU. desempolva videos de su visita a Costa Rica en 1985: destacaron turismo y conflicto en Nicaragua

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

La incidencia de crimen es tan baja que uno tiene más probabilidad en la noche de torcerse el tobillo que de ser asaltado.

Así relató el periodista estadounidense Doug McAllister, parte de su visita a Costa Rica en 1985.

Esta semana, el canal CBS 8 – la versión local del noticiero en San Diego de la cadena televisiva – destacó un reportaje de McAllister en suelo costarricense, como parte de un “throwback” del canal, es decir información en retrospectiva con momentos del pasado, en este caso de una cobertura hecha hace 35 años.

Junto con un equipo televisivo, McAllister visitó el país por invitación del gobierno de Costa Rica, quienes querían destacar las playas y la zona cafetera ante una caída en el turismo por el conflicto bélico que golpeó Centroamérica en la década de 1980.

En las entrevistas captadas, los costarricenses señalaron que su mayor preocupación era la situación económica del país, más que los enfrentamientos armados. En ese momento el presidente era Luis Alberto Monge y la inflación llevaba un ritmo de alrededor del 15%. Habían pasado tres años desde el fin de la administración de Rodrigo Carazo.

“Costa Rica es un lugar hermoso para visitar, y a la gente realmente le gustan los estadounidenses, pero las cosas aquí han cambiado en los últimos dos años. La inflación ha subido, el turismo ha bajado y parece tener mucho que ver con su vecino del norte, Nicaragua”, comenta MacAllister en el inicio del video, que resume las cinco entregas que se publicaron en 1985.

Revolución y conflicto en Nicaragua

“Estoy muy impresionado con Costa Rica y especialmente con su gente. Están orgullosos de su país, no están de acuerdo sobre algunos temas, pero respetan su libertad para hacerlo”, dice el periodista Doug McAllister en el video de 1985. (Captura reportaje CBS 8)

Después de tres días y medio de cobertura de los sitios turísticos, el fotoperiodista Charles Landon se acercó al conflicto en Nicaragua, donde tras la victoria, los líderes de la revolución sandinista y nuevo gobierno se enfrentaban a la llamada Contra, quienes tenían el apoyo de Estados Unidos.

Costa Rica en ese momento estaba recibiendo millones de dólares en asistencia de Estados Unidos a cambio de su cooperación. Al mismo tiempo la administración de Monge debía enfrentar la presencia tanto de sandinistas como de militantes de la Contra.

“Una mañana, se levantó antes que nosotros y fue al aeropuerto de San José a buscar un carro de alquiler. Fue entonces cuando vio un enorme avión, un avión militar estadounidense C-130 con una carga de armas. La tripulación llevaba ropa de civil. Más tarde descubrimos que los pilotos y la tripulación eran exmilitares estadounidenses, quienes reabastecían a los Contras que luchaban la guerra en Nicaragua”, recuenta Juan Carlos Aviles, productor del reportaje.

El equipo de CBS manejó entonces hasta la frontera con Nicaragua, en donde encontraron una base en la que los estadounidenses estaban entrenando a oficiales de la Guardia Civil, anterior policía costarricense.

Ubicación clave

CBS 8 filmó a un grupo de estadounidenses entrando a la Guardia Civil de Costa Rica cerca de nuestra frontera con Nicaragua. (Captura de pantalla CBS 8)

La posición geográfica de Costa Rica era clave para Estados Unidos, que mantenía una lucha abierta contra fuerzas que consideraba comunistas, en este caso el movimiento sandinista.

“Hace poco tiempo Costa Rica recibía alrededor de $12 millones al año en asistencia de Estados Unidos, y ahora está recibiendo alrededor de $1 millón al día, algo más de $300 millones al año. Está funcionado y promoviendo a un país en paz e industrial, que yo creo que es el mejor freno al comunismo”, dijo en el reportaje Herbert Halpern, un estadounidense pensionado que en ese momento asesoraba al gobierno de Costa Rica.

El encargado de la base era un estadounidense de Ocean Beach, California, y surfista al igual, que el fotoperiodista Landon.

El equipo también filmaría al día siguiente a un campo de refugiados nicaragüenses.

“Más tarde ese mismo año, enviamos una copia a los congresistas que realizaban audiencias sobre los insurgentes de la Contra. No salió nada de eso, pero los recuerdos del viaje nos acompañan para siempre”, concluyó Aviles.

“Las condiciones eran horribles y la comida no era apta ni para un perro. Estas personas se aferraban a la vida y había poca ayuda de afuera”, comentó Juan Carlos Aviles, productor de CBS 8, acerca del campo de refugiados nicarguenses que visitaron. (Foto: CBS 8)


Traducir artículo