Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Ya pasaron siete años desde que el Estado compró el Cine Variedades como base para la Cinemateca Nacional, la cual planteaba salvaguardar el archivo fílmico y servir de ventana para el cine costarricense y mundial. Pero ahora la falta de fondos detienen un sueño del sector cultural.

La Asociación de Productores Independientes de Cine de Costa Rica (Apicc) indicó que el Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ) expuso la situación actual de la Cinemateca, y decidió que no es posible continuar con el proyecto. El jueves, el diario La Nación confirmó que el Centro de Cine detuvo la ejecución.

Sylvie Durán, ministra de Cultura y Juventud, presentó la cronología de estos siete años de desarrollo, de la parte de infraestructura, que culminó en diciembre del 2019 con la aceptación de planos del edificio del antiguo Cine Variedades.

La jerarca expuso que el estatus de patrimonio histórico-arquitectónico que tiene el Variedades desde 1999, provocó que se encareciera el proyecto llegando a la suspensión, pues los recursos actuales son insuficientes. Cultura no cuenta con ningún plan de acción para concretar la etapa constructiva.

“La Cinemateca Nacional es el proyecto de infraestructura más importante en la historia del cine costarricense. Con esta noticia no sólo se derrumba el edificio, sino que cae el programa de fomento a la cultura cinematográfica más ambicioso de nuestro país”, manifestó Marcelo Quesada, distribuidor nacional y exdirector del Costa Rica Festival Internacional de Cine.

OBSERVE MAS: ¿Tendrá Costa Rica algún día Ley de Cine? «La industria cinematográfica ha estado ninguneada siempre»

El proyecto en números

En la reunión sobre Variedades participaron Raciel del Toro, director del Centro de Cine; Óscar Flores de la Unidad de Proyectos del MCJ; y Diego Meléndez, director del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural. (Archivo)

La Cinemateca Nacional nació con el objetivo de promover el desarrollo de la cultura cinematográfica. El propósito del proyecto, resguardado por el edificio que vio nacer el cine en Costa Rica, deseaba estimular la formación de nuevos públicos.

Según la Apicc, desde el momento de su creación, se estableció un fideicomiso de ¢1.600 millones para poner en marca la Cinemateca. No obstante, esta semana Cultura detalló que el presupuesto total apenas sobrepasa los ¢5.000 millones, ni siquiera un 20% del fondo inicial.

“Los recursos reservados para esta obra, actualmente, serían insuficientes para avanzar con la etapa constructiva, por lo que se requiere pasar a una nueva etapa de búsqueda de nuevas fuentes y opciones de financiamiento”, agregó Cultura.

Ya se han gastado más de ¢400 millones en planos, estudios y asesorías, dejando de lado  la conceptualización y estrategias, reclamó el sector.

“La producción nacional, que cada vez es más robusta y de mejor calidad, no cuenta con un lugar de exhibición y difusión estatal como lo tiene la danza, el teatro, la música, la literatura, las artes plásticas”, lamentó Patricia Velásquez, cineasta y productora.

OBSERVE MAS: «Podemos hacer un cine que funcione»: Iván Porras, director de «El Baile de La Gacela»

Sin un liderazgo real

La ministra de Cultura, Sylvie Durán, en conferencia de prensa sobre acciones y atención contra la CODVID-19. (Roberto Sánchez)

“Durante estos siete años, se concentraron todas las energías únicamente en el aspecto constructivo del edificio; el proyecto como tal, tampoco ha contando con una figura de dirección”, criticó la Apicc. La Asociación fustigó que la ministra Durán dijo hasta diciembre del año pasado, que el presupuesto de la Cinemateca estaba asegurado.

“Estamos en las gestiones necesarias para continuar con las siguientes etapas para su realización”, defendió Cultura en respuesta a El Observador.

El Gobierno justificó que el edificio es solo una parte del proyecto, que ya lleva seis años bajo el liderazgo de la actual ministra.

“El sector audiovisual acrecienta su crisis, no solo por el COVID-19, sino por como la actual administración del MCJ ha ido debilitando a la institución en los últimos cuatro años, reduciendo su presupuesto y dejando proyectos como el de la Cinemateca abandonados”, manifestó la Apicc.

La organización pidió a las autoridades analizar la viabilidad de la Cinemateca para dar continuidad la plan. Gobierno y productores acordaron conformar un comité de enlace, para desarrollar un camino futuro para el proyecto.

OBSERVE MAS: ¢3.000 millones en pérdidas y 2.000 empleos en riesgo deja cierre de cines por coronavirus


Traducir artículo

El periodismo me acerca a las realidades más puras y crudas de la sociedad. Mi único deseo es proyectar esa información a través de las letras e ir cambiando al mundo una nota a la vez.