Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

De las personas que se contagien del coronavirus, una de cuatro superará la enfermedad sin ninguna complejidad ni malestar. A no ser que se le practique la prueba, ni siquiera se dará cuenta que tuvo COVID-19.

Ese grupo, denominado asintomático, es de las mayores preocupaciones de las autoridades de salud. Para detectar a sus recuperados, los laboratorios de la Universidad de Costa Rica (UCR) avanzan en el desarrollo de una prueba que permita identificarlos.

Con sus resultados se podrá investigar la inmunidad a la enfermedad y se podrán tomar decisiones sobre las políticas de salud.

“Será información muy valiosa para el Ministerio de Salud. Por ejemplo, el saber cuántas personas experimentaron la enfermedad sin darse cuenta y generaron anticuerpos, podría ayudar a flexibilizar medidas de restricción porque el peligro de volver a contraer la enfermedad disminuye”, explicó Germán Madrigal, uno de los encargados del proyecto.

En el proyecto participan expertos en microbiología y farmacia. Se concentraría en un análisis sanguíneo para detectar la afectación que pudo dejar el virus.

OBSERVE MÁS: UCR usará sangre de caballos para desarrollar nuevo tratamiento contra el COVID-19

Una prueba complementaria

La viróloga Eugenia Corrales, una de las expertas en la investigación, destacó que el proceso requiere de más profundización para evitar las críticas de otros ensayos que presentan fallos por la premura de salir al mercado. (UCR)

Hasta la fecha los tests que se hacen se enfocan en detectar la presencia activa de la enfermedad. Pero el virus tiene una “fecha de vencimiento” para ser reconocido por ese método.

Durante el tiempo en que la enfermedad esté activa el cuerpo generará dos tipos de defensas: las de corto plazo – IgM – y las de largo plazo – IgG -, que a diferencia del coronavirus tienen una vida más larga.

Los estudios se concentrarán en buscar precisamente esas IgG de largo plazo, como evidencia de que la persona ya haya padecido la enfermedad sin haber sido diagnosticada en su momento.

La técnica ya se ha ensayado en países europeos y se busca replicarla en el país. Los expertos de la UCR adelantaron que falta más investigación sobre los efectos de la enfermedad, de manera que se eviten falsos negativos.

OBSERVE MÁS: UCR y CCSS listas para producir tratamientos contra COVID-19 con sangre de pacientes recuperados

La UCR avanza también en la investigación para el uso del plasma de pacientes recuperados como tratamiento a COVID-19. (UCR)


Traducir artículo

Estudiar Derecho me enseñó que lo que realmente cambia las cosas es el periodismo bien hecho.
Si la política o las leyes parecen aburridas es porque nunca nos las han contado de la forma correcta.

PUBLICIDAD.