Seguridad espera concretar “urgente” compra de armas a mediados de 2020

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

La “urgente” actualización de las armas utilizadas por los oficiales de la Fuerza Pública sería una realidad a mediados del año entrante.

Al menos así lo estimó el titular del Ministerio de Seguridad Pública (MSP), Michael Soto, en una entrevista con El Observador.

El jerarca espera que antes de que acabe el presente año se publique el nuevo concurso para la compra de armamento. A partir de ahí, las empresas interesadas podrán ofertar por una licitación según demanda.

“Lo anterior quiere decir que abrimos un proceso no por la compra de 100, 200, 300 o 400 armas. No. Sino que por un periodo, si mal no recuerdo, de cuatro o cinco años; en los que el Ministerio pueda comprar armas según las inyecciones presupuestarias”, explicó Soto.

Dicha etapa del trámite se daría en 2020, junto con las validaciones de requisitos, pruebas técnicas y elección de la compañía adjudicada (en caso de que se superen las fases).

Posteriormente, los demás concursantes podrán objetar el proceso.

La modalidad contractual quedó definida el 7 de noviembre de 2019, tras más de dos meses de análisis de cómo proceder, para evitar que se repita el fracaso consumado en dos ocasiones en el último año.

OBSERVE MÁS: Tras fallido intento, Ministerio de Seguridad impulsará nuevo proceso para renovar armamento

Más de un año de intentos

El Ministerio de Seguridad Pública puso en marcha el trámite para renovar las armas de fuego el 18 de julio del 2018. Ese día, Michael Soto solicitó a la Contraloría General de la República autorizar la contratación directa de 2.000 pistolas Beretta 92FS, tipo M9A1 9 mm.

Para ello, la institución presupuestó ¢1.169 millones para desembolsar en dos tractos.

La División de Contratación Administrativa del ente contralor denegó el pedido un mes y medio más tarde, en su resolución DCA-3474.

En su lugar, el órgano avaló una contratación directa concursada.

Dicho trámite se concretó hasta el 26 de julio de 2019, cuando la cartera publicó la contratación en el Sistema de Compras Públicas (Sicop).

La medida se dio ante la urgencia de actualizar el armamento con el que cuentan los oficiales de la Fuerza Pública. En total, se trata de unas 6.000 pistolas. El cuerpo posee 8.472 pistolas y revólveres; y el 47% de ellas tiene más de 22 años de antigüedad.

En su intercambio con este medio, el ministro del ramo, Michael Soto, defendió que la policía tiene suficientes armas para abastecer a los oficiales día a día.

Compra que sí prosperó

El Ministerio de Seguridad Pública concretó el 29 de julio de 2019 la adquisición de:

De acuerdo con el jerarca de la cartera, Michael Soto, ese tipo de compras se realizan anualmente para nivelar los inventarios.

En el último año, ese tipo de dispositivos han sido empleados para dispersas bloqueos de carreteras en protestas contra la reforma al sistema tributario y contra las restricciones al Fondo Especial para la Educación Superior Pública (FEES) de 2020.

El titular defendió que la utilización de los gases en las manifestaciones es “efectivo” para evitar las confrontaciones directas con los involucrados.

OBSERVE MÁS: Ministerio de Seguridad tiene un año de tramitar compra «urgente» de armas para policías


Traducir artículo