Sopa de frijol con huevos duros, arroz blanco y pico de gallo

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Silvia Solera para El Observador

Comidas rápidas, caseras y en automático. Esa se ha convertido en mi especialidad, principalmente este año. Tener comidas casi listas para servir sin sacrificar sabor, tradición ni nutrición.

Por ejemplo, esta cena, caldo de frijol con huevos duros, arroz blanco y pico de gallo.

Cuando pongo a cocinar frijoles normalmente hago una bolsa entera y utilizo mi olla multifuncional y luego los separo en 3 porciones, dos de las cuales congelo para otra oportunidad, como la de anoche.

El arroz blanco lo hizo mi esposo el día anterior y yo solo calenté la sopa, le rectifiqué el sabor, hice huevos duros en 10 minutos y mientras tanto, alisté el pico de gallo para agregarle un toque de frescura al plato.

Comer rico no siempre requiere largas horas cocinando, pero sí es buena idea planear y adelantar algunos elementos, a eso se le conoce en inglés como meal prep, o preparación previa de alimentos.

La receta de hoy es parecida al día que les conté sobre las propiedades del batido verde, donde les escribí un poco más técnico sobre los nutrientes de cada alimento, solo que hoy es de la sopa de caldo de frijol, un plato super tradicional en las mesas costarricense y muy adaptable a la tendencia de los bowl o tazones que tanto gustan hoy día.

Uno de mis libros favoritos sobre alimentos es “Lo mejor que puedes Comer” del Dr. David Grotto de ahí les extraigo algunos datos como por ejemplo que los frijoles negros son excelente fuente de prebióticos, es decir, de nutrientes para las bacterias (probioticos) de nuestro sistema digestivo.

Además cuando los combinamos con arroz forman una comida proteica de muy bajo costo, son fuente además de fibra, folato, hierro, magnesio, manganeso, milibdeno y fósforo. Si a eso le sumamos huevo duro, obtenemos además biotina, colina, yodo, fósforo, proteína, riboflavina, vitamina D. Pero si también le ponemos pico de gallo, agregamos potasio y vitaminas A, C, y K. Podemos ver que ésta cena es un super alimento, lleno de sabor y nutrientes.

Ahora sí, la forma de preparar huevos duros es colocar los huevos en una olla con agua fría y llevar a ebullición el agua, a partir de ese momento contar 10 a 15 minutos, escurrir (esperar a que se enfríen un poco) y pelar. También se pueden guardar con cáscara en la refrigeradora hasta 5 días, en un envase cerrado herméticamente.

¡Feliz caldito de frijol!


Traducir artículo