redes sociales
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Tannia Moya para El Observador

Comienzo aclarando que “stalkear” para fines de este artículo se refiere a la simple acción de investigar, estar al pendiente de publicaciones o mensajes en este caso de mi mamá o mi pareja (sí, usted el responsable de regalarle algo para el Día de las Madres), con el fin de estar informado sobre lo que realmente quiere o necesita para ese día.

Regálele algo que realmente le guste

Aunque parezca obvio no lo es. En UNIMER nos habíamos dado a la tarea, hace unos años, de investigar a través de unas sesiones de grupo y entrevistas a profundidad, algo tan sencillo como ¿qué quieren las madres en su día?

Las respuestas casi mecánicas al principio eran las políticamente correctas: “todo lo que me regalen es bienvenido” o “lo que sea dado con amor me gusta” “cualquier cosa, por pequeña que sea, se aprecia, “lo que vale es el gesto”.

Fuimos más allá, y a sabiendas que el amor de madre no tiene límites y teniendo claro que cualquier cosa viniendo de sus hijos va a ser muy apreciado; les preguntamos si realmente estaban contentas con lo que, normalmente, reciben de regalo cada Día de la Madre y ahí todo cambió.

Nos llevamos una sorpresa y es que las frases variaron radicalmente: “para ser honesta me duele que gasten dinero en cosas que no me gustan”, “hubiera preferido la plata”, “lástima que no me preguntó”, “realmente se aprecia todo, pero lo que quería era…” “amo lo que me regaló, pero lástima tanta falta que me hacía un…”

Hijos, hijas, parejas, esposos: “Stalkeen a mamá”

La verdad es que, si vamos a regalarle algo a mamá, por humilde que sea, debe realmente encantarle, así que pongan atención, enciendan el radar, tómense el tiempo.

A veces, dependiendo de la personalidad de nuestra madre puede ser que no haga falta y que ella espontáneamente nos diga qué es lo que quiere o necesita; pero otras mamás que participaron en el estudio nos decían que no les gustaba que le preguntaran directamente, y si lo hacían ellas decían “lo que usted prefiera”. Es ahí donde tenemos que “stalkear” (en el buen sentido) a mamá y no sólo en redes sino en la vida real, para investigar qué les gusta, qué necesita, qué disfruta.

La oferta para el Día de la Madre es abundante: artículos de uso personal, maquillaje, perfumes, ropa, artículos tecnológicos, viajes, cenas, cupones de regalo, masajes, etc.

De nuevo, no importa lo que regale, lo importante realmente es que además del amor con que lo elija, sea el obsequio indicado.

Algunas participantes decían: “qué bonito se siente cuando a una le regalan lo que quería o lo que necesitaba”. Algunas señalaban que antes de la celebración del Día de la Madre o de su cumpleaños, comenzaban a tirar “indirectas” como…”se me quebró el celular” o “lástima que se me acabó el perfume favorito”.  Así que…a estar atentos.

En resumen, vivimos tiempos económicos difíciles, hay que rendir el dinero y darle el mejor uso; también vivimos tiempos de distanciamiento; así que, ya sea un regalo o una simple celebración presencial o virtual, lo valioso del conocimiento previo y de recolectar información que nos ayuden a tomar la mejor decisión para ese día tan importante. Eso será lo que le dé el verdadero valor y sentido al Día de la Madre; más allá de lo material, el tiempo de calidad, la preocupación y la dedicación de realmente agradarle a mamá es lo genuinamente vale oro.

Y recuerde: de todos los regalos que la vida nos da, ¡una madre es el más grande de todos!


Traducir artículo