Tokio 2020: Gerald Drummond se alejó de los genes del fútbol para destacar en la pista

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

 

Gerald Drummond conquistó los 400 metros con vallas en la prueba Internacional Pfingstsportfest en Rehlingen, Alemania, al parar el crono en 49 segundos y 99 centésimas. Foto cortesía del CON.

Cuando se menciona su nombre es difícil no pensar en aquel delantero del Saprissa que alcanzó importantes cosas en la década de los 90; pero este Gerald Drummond decidió que el atletismo sería su pasión.

Hijo del exdelantero morado y sobrino de Jervis, otro de los Drummond que destacaron en el fútbol, Gerald vive hoy su sueño de niño: estar en unos Juegos Olímpicos.

Este joven de 26 años de edad se había convertido en el último tico clasificado a las justas -previo a lo sucedido con la taekwondista Neshy Lee Lindo- luego de días de incertidumbre.

Tras lograr la marca, el atleta tuvo que esperar tres días para conocer el ranking y saber si se metía en las justas.

“Fueron días con mucha ansiedad, casi no podía dormir”, reconoció Drummond días antes de viajar a Tokio.

Gerald competirá en la prueba de 400 metros con vallas el 29 de julio.

Agradecido y orgulloso de su madre, Drummond afirma que fue gracias a ella que se dedicó a este deporte y por eso le dedicó la clasificación y le dedicará su participación en la pista del estadio olímpico.

De lo malo, lo mejor

Drummond ha sufrido mucho en los últimos meses por las lesiones, que incluso lo hicieron pensar en que no podría alcanzar su sueño de estar en los Juegos Olímpicos.

Sin embargo, logró recuperarse y dice que este año, finalmente se está convirtiendo en uno de los mejores de su vida.

Esto porque además de lograr el boleto a Tokio, se graduó como Terapista Físico, por lo que está feliz y satisfecho.

Tranquilo, soñando con ser protagonista y queriendo que estos Juegos sean los primeros de varios, Gerald Drummond le contó a El Observador para de su vida.

Acá la entrevista:


Traducir artículo