Tratamiento de la UCR con sangre de caballos inhibe virus que provoca COVID-19

Confirmado en un laboratorio de la Universidad George Mason de Estados Unidos

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Los anticuerpos preparados en el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (UCR) a partir del plasma de caballos, son capaces de inhibir el virus SARS-CoV-2 que provoca la enfermedad de COVID-19.

Así lo informó esta tarde Román Macaya, presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), al indicar que este avance científico costarricense fue confirmado en un laboratorio de la Universidad George Mason de Estados Unidos, donde se efectuaron las pruebas respectivas.

La muestra fue enviada a dicho laboratorio porque tiene condiciones de bioseguridad para mantener el virus.

Macaya aseguró que este tratamiento inhibidor es 100 veces más potente que el plasma de convalecientes, tomado de sangre de personas recuperadas de coronavirus, que también aplica la Caja.

 

OBSERVE MÁS: Caballos en Instituto Clodomiro Picado ya producen plasma requerido para tratar COVID-19

Evaluación clínica en la Caja

Macaya detalló que este plasma producido en caballos ya pasó las etapas de diseño, de investigación, desarrollo, producción de anticuerpos, control de calidad y ahora la de evaluación preclínica.

Las autoridades aplicarán el suero a pacientes COVID-19 internados en los hospitales del Estado, para su evaluación y los resultados se verán en “semanas”.

Inicialmente serán 24 pacientes a quienes se les aplicará el tratamiento para su estudio en humanos. De resultar exitoso se ampliará la cantidad de personas.

De acuerdo con Alberto Alape, investigador del Clodomiro Picado, los resultados demuestran que los caballos produjeron una gran cantidad de anticuerpos que bloquean la entrada del virus en las células humanas. “Indica que el medicamento puede ser muy eficiente y que la cantidad que se va a requerir para tratar a los pacientes sería relativamente baja”, explicó el científico esta tarde.

Alape detalló que se produjeron 400 frascos con anticuerpos y ahora viene una etapa de optimización del producto, así como de disminución de costos, para poder suplir a la Caja hasta tanto se cuente con una vacuna.

Macaya sentenció que estos anticuerpos ayudarán en la recuperación de pacientes, lo cual será fundamental para la rotación de camas en hospitales públicos.

Hasta este martes, 323 personas se encontraban en centros médicos por esta enfermedad, de los cuales 56 están en cuidados intensivos.

El jerarca de la Caja resaltó  el esfuerzo del Instituto de la UCR, que llegó a esta fase en tiempo récord de cinco meses, lapso que transcurrió desde que se presentó el primer caso positivo de COVID-19 en el país el 6 de marzo.

OBSERVE MÁS: UCR usará sangre de caballos para desarrollar nuevo tratamiento contra el COVID-19

El proceso en caballos

Científicos del Clodomiro Picado utilizaron varias proteínas del virus para inmunizar seis caballos donados, lo cual indujo al sistema inmune de estos animales a producir anticuerpos específicos.

Luego los investigadores extrajeron la sangre y separaron las células sanguíneas de su parte líquida, llamada plasma sanguíneo el cual contiene los anticuerpos.

El Instituto agregó que los anticuerpos fueron purificados en la planta farmacéutica propia. El procedimiento no generó afectación en la salud de los animales.

El suero inyectable ahora será utilizado en un estudio clínico, el cual se aplicará a pacientes que se encuentran hospitalizados en centros médicos públicos. (UCR)


Traducir artículo