Vivir con infertilidad

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Dra. Carla Gillen para El Observador

“He fallado en más ocasiones de lo que pensé posible soportar, pero lo logré una vez, y esa única vez valió la pena todos esos fracasos” Paciente anónima.

La infertilidad es la incapacidad de lograr un embarazo luego de 12 meses de relaciones sexuales sin protección, en mujeres menores de 35 años, y 6 meses en aquellas mayores de esta edad.

Existen más de 45 millones de parejas a nivel mundial que viven con esta patología y aún así, escuchamos diariamente frases como: “pero si sos joven, más adelante lo vas a lograr” ; “Dios sabe porque pasan las cosas”; “ ¿y los bebés para cuándo?”, “ya se te está haciendo tarde”, “pero si ya tienen uno, no es suficiente?”, “de quien es la culpa tuya o de él?” y así podría seguir por páginas de páginas.

Porque no es raro que las personas que no lo han vivido no consideren la infertilidad como una enfermedad y no logren la empatía necesaria para apoyar a estos pacientes.

Existen muchas causas de infertilidad, un tercio de las mismas pueden ser atribuidas a factores masculinos, otro tercio a problemas femeninos (las más comunes son problemas ovulatorios como el Síndrome de Ovarios Poliquísticos, problemas a nivel de trompas de Falopio y endometriosis) y el otro 30% se debe a causas mixtas.

En Costa Rica se realizan tratamientos de baja complejidad (como las inseminaciones intrauterinas) desde hace muchos años, inclusive a nivel de la seguridad social sin embargo, luego  de la lucha de muchas parejas, la Corte Interamericana de Derechos Humanos en resolución  del 26 de febrero de 2016 validó el Decreto Ejecutivo costarricense 24029-S, que establece la “Autorización para la realización de la técnica de reproducción asistida de Fecundación In Vitro y transferencia embrionaria” .

Gracias  a este decreto, actualmente la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) cuenta con un centro con tecnología de punta y personal capacitado en técnicas de alta complejidad para poder resolver las parejas que ameritan esta técnica.

Las pacientes que se someten a esta técnica pasan por un proceso de estimulación ovárica  y posteriormente se realiza la captura de los óvulos bajo anestesia. Posterior a la fertilización de los mismos y al desarrollo de los embriones, se procede a transferir 1 o 2 embriones en el interior del útero materno.

La fertilización in vitro vino a incentivar los comentarios de las personas que están en contra de esta técnica, muchos de los cuales responden a la falta de información en relación a lo que ocurre en un laboratorio de fertilización in vitro y lo que el decreto ejecutivo permite y no permite realizar en el país.

En nuestro país no se permite descartar o usar embriones para investigación científica. Tampoco se permite la transferencia de más de 2 embriones con el fin de disminuir el riesgo de embarazos múltiples.

Nadie elige ser infértil, es una patología que afecta todos los ámbitos de la vida de estas personas y el respeto, y el apoyo que podamos brindarle a todas estas parejas es una muestra de nuestra empatía sabiendo que todos tenemos algún amigo o familiar que está viviendo con infertilidad.

Dra. Carla Gillen, Ginecoobstetra, Especialista en Medicina Reproductiva
Tel: 22081605
Email: [email protected]
Facebook: https://www.facebook.com/carla.gillen.37

 


Traducir artículo