Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Andrea Acosta Feoli para El Observador

Es importante recordar que la celebración de fin de año de la empresa, sea ésta un almuerzo, una cena o una fiesta, sigue siendo un evento corporativo y la forma en cómo se comporte es sumamente importante.

¡Sí! Se trata de un evento que es creado con la intención de agradecer al personal de la compañía por su esfuerzo y trabajo durante todo el año, pero también es una oportunidad en donde los jefes observan y miden el comportamiento de sus colaboradores como referencia de cómo se desempeñan los mismos en situaciones sociales, pero que siguen siendo de trabajo, mientras representan a su marca.

De manera que si usted es de las personas afortunadas de trabajar en un lugar dónde se dará agradecimiento a quienes colaboran, recuerde tomar en cuenta los siguientes consejos, ya que la fecha de estas fiestas está a la vuelta de la esquina.

Confirmar y ser puntual

Primero lo primero: confirmar a tiempo. Cuando se le invita a cualquier evento, si le están invitando es porque usted aporta algo a esa fiesta o celebración. Los anfitriones necesitan saber cuánta gente va a asistir para poder preparar todo y respetar el RSVP es la primera señal de cortesía que podemos ofrecer como invitado.

No acaparar la barra de alimentos

De los mejores consejos que puedo ofrecer cuando se va a un evento, y no sólo aplica para fiestas de la oficina: comer algo antes de ir. A usted no le invitan para comer o tomar, así que es mejor ir preparado (con la panza llena y el corazón contento) y evitar llegar directo a la comida e instalarse a la par. ¡En lugar de eso, aproveche para conversar! El comer algo antes también es una buena práctica si va a haber licor y usted piensa tomarse algunos vinitos.

Medirse al consumir alcohol

Sin embargo, tenga siempre mucha medida a la hora de que vaya a tomar alcohol en un evento de trabajo. Es muy fácil perder el control y hacer algo de lo cual pueda arrepentirse luego.

Hay casos en la que gente hasta ha sido despedida después de pasarse de tragos en una fiesta corporativa. Procure ponerse un límite antes de llegar a la fiesta y saber que solo se va a tomar uno o dos tragos. Recuerde que sus jefes están viendo.

Vestirse correctamente

Hablemos un poco sobre la vestimenta. Vístase siempre como si estuviera yendo al trabajo. Si usted no iría a la oficina de esa forma, entonces tampoco lo use en la fiesta. 

Si tiene duda, por ejemplo, si es en un restaurante, y no sabe qué tan formal puede ser, no tema preguntarle a alguien. Les comparto un tip que aprendí en el Protocol School of Washington: vestirse un poquito más formal/elegante de lo que estaba pensando. Mejor pecar por formal que por informal.

Prudencia en las conversaciones

Otro punto con el que se debe tener precaución es con el tema de las conversaciones. Lo que pasa en la fiesta de fin de año no siempre se queda en la fiesta de fin de año.

Mida bien qué tanto vacila con sus compañeros de trabajo, o qué bromas da; ya que en unas horas estará de regreso a la oficina y es importante mantener el mismo nivel de confianza y respeto que ha mantenido siempre con sus colegas.

Sepa qué temas abordar y procure estar al tanto con noticias de índole nacional e internacional. ¡Seguir de cerca los posts de El Observador lo tendrá cubierto!

Estas fiestas no son el momento para hablar de cosas negativas ni para quejarse del trabajo. Practique y conozca sus temas de conversación trivial (small talk como le llaman en ingles).

Sí, hablar del clima, o de lo lindo que está el evento, puede parecer trillado pero es irse a la segura. Por lo menos, es la manera ideal de iniciar una conversación.

Puede ser que al desarrollarse la misma salgan otros temas o descubra que tiene afinidades en común con las demás personas y tenga más temas de los cuales hablar por el resto de la noche.

No olvide cuidar su lenguaje corporal también. Evite parecer aburrido o estar de brazos cruzados, ya que estos gestos pueden enviar un mensaje equivocado a los demás, tan poderoso como las palabras que escoja.

Estas fiestas son la oportunidad perfecta para que usted pueda hacerse notar frente a sus jefes, otros ejecutivos o compañeros de trabajo con quienes usualmente no tienen oportunidad de conversar.

¡Lúzcase! Practique estos consejos en su próxima fiesta y recuerde terminar la fiesta dando las gracias a quienes lo invitaron.

 

Andrea Acosta Feoli es consultora en etiqueta y protocolo graduada de Protocol School of Washington
Facebook: Uno EtiquetaInstagram: @quehacerquedecir
[email protected]


Traducir artículo