6 actitudes que acaban con nuestra energía emocional

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Yaxún Víquez para El Observador

Estamos viviendo tiempos convulsos. Para nadie es un secreto, pero dentro de todo necesitamos empezar a revisar aquello sobre lo que sí tengo control y básicamente lo primero en este caso son nuestros pensamientos, emociones y reacciones.

De acá que pienso en seis actitudes que pueden drenar poco a poco y hacer que nos afectemos a nivel emocional,

  1. Pensar demasiado

Desde luego no podemos evitar pensar, sin embargo, en muchos momentos de nuestra historia le estamos colocando una gran parte de nuestro día a día a esta acción y es entonces cuando podemos caer fácilmente en el sobre análisis de todas las situaciones.

Cuando sobre analizamos nos vamos a topar de frente con el sentirnos abrumados e inmediatamente puede aparecer la sensación de que estoy en un callejón sin salida, no vemos la posibilidad de luz o la oportunidad de salida.

Necesitamos ser conscientes de cuánto éste sobre análisis, lejos de permitir buscar opciones, nos hace vivir en incertidumbre y preocupación.

  1. Reclamar

Sin duda, expresar inconformidad es un derecho y más desde los razonamientos lógicos para cada persona; pero ojo… en algunos momentos convertimos este reclamo constante en nuestra forma de responder al mundo, evadiendo incluso muchas veces nuestra posible responsabilidad en algunos hechos.

Acá le propongo detenerse un momento, y preguntarse, desde qué espacio está viviendo. Vivir desde el reclamo constante impide la conexión con el agradecimiento, la vida se trata de realizar equilibrios personales de esos que nos permiten la paz

  1. Querer agradar a todos

En este punto le regalo una pregunta. ¿Qué estaría haciendo si no estuviera pendiente de lo que opinan los demás sobre usted o sobre lo que usted hace? Si la respuesta es “lo mismo que ahora”, ¡perfecto! Pero si no es así… quizá sea un buen momento para empezar a moverse hacia esos espacios que usted siempre ha querido.

Cuando trabajamos en agradarnos a nosotros mismos nos convertimos en personas más felices y con la posibilidad de acompañar a otros con mayor facilidad.

  1. Vivir en el pasado

Olvidar es imposible, pero necesitamos recordar desde lugares sanos, si desde lugares emocionales que nos permiten el perdón para avanzar como un regalo personal, como un regalo de merecimiento hacia nuestra vida.

Vivir sosteniendo el dolor únicamente nos trae desdicha a nuestra vida, acá además es importante reconocer nuestra vulnerabilidad humana y pedir ayuda cuando se siente que no podemos avanzar solos.

  1. Fingir que todo está bien

Algunas veces tenemos la falsa idea de simular que no nos pasa nada, que todo está bien; aunque la realidad emocional sea otra. Cuando recurrimos a este mecanismo emocional lo único que hacemos es dejar que la situación de dolor o de disconformidad aumente.

Se vuelve necesario para cada uno de nosotros entender nuestras emociones y validar nuestro sentir, de este modo la autorregulación será nuestro compañero número uno.

La aceptación es el primer paso para avanzar en cualquier momento de vida.

  1. Vivir la vida ajena

¡No se complique! No insista con vivir vidas ajenas. No sufra, no se enferme, no se enoje… mejor asuma su vida y realice los cambios que quiere sobre su propia vida. Enfóquese en crecer y avanzar en positivo.

Cada quien merece vivir la vida con apertura.

Cuando vivimos y hacemos lo que nos llena de felicidad, la armonía fluye y lo irradiamos donde sea que vayamos.


Traducir artículo