Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Cristina Lara para El Observador

A la hora de emprender su nuevo negocio, es posible que su objetivo sea generar un impacto social positivo, y no necesariamente, tenga ánimo o interés de lucrar.  En este caso, la figura legal correspondiente que debe utilizar para su negocio son las organizaciones sin fines de lucro.

Si bien en Costa Rica no existe la figura de empresa social como tal, si existen 2 tipos de organizaciones fundamentales que responden a una “empresa” sin fines de lucro: las asociaciones y las fundaciones.

La figura de la asociación

La asociación es una organización sin fines de lucro donde un grupo se personas se junta por un propósito y objeto social común.

Es una figura un poco compleja ya que, para su constitución, deben constituirla 10 o más personas. Adicionalmente, la figura debe contar obligatoriamente con una Junta Directiva (escogida por los asociados) con por lo menos 5 cargos. 

Los fines de esta figura son esencialmente el bienestar social, y por esta razón, las ganancias netas deben ser donadas a fines educativos, recreativos, caritativos, etcétera.

Dentro de las características más interesantes de las asociaciones es que están exentas de impuestos.

La figura de la fundación

La fundación, por otro lado, funciona de una manera un poco diferente.  En las fundaciones, se destina el uso de un patrimonio específico para que sea de utilidad en actividades benéficas, educativas, o cualquier actividad que conlleve una denotación de bien social. 

La persona fundadora designa a 3 miembros de la Junta Directiva. 

La ventaja frente a la asociación es que las decisiones las toma el órgano bajo la tutela del fundador, mientras que, en la asociación se debe tener aprobación de los asociados e incluso celebrar asambleas para la toma de decisiones.

Etapas fundamentales

Un tema interesante con respecto a estas dos figuras es que los beneficios fiscales no se limitan únicamente para la fundación o asociación, sino también para las personas físicas y/o jurídicas que realicen aportes económicos a las organizaciones (donaciones). 

Hay dos etapas en cuanto a las asociaciones y fundaciones:

  • primero, la organización debe inscribirse ante la Administración Tributaria como una entidad de bien social. 

Para presentar la petición, se debe emitir una solicitud firmada por el representante legal de la sociedad señalando un lugar para recibir notificaciones. 

Además, se debe incluir una prueba de que la fundación u asociación se encuentra activa desde su constitución, y una copia certificada de los estatutos y fines de la entidad. 

  • segundo, una vez autorizadas por la Administración Tributaria, las asociaciones y fundaciones deben contar un con registro auxiliar de las donaciones recibidas y entregar un debido comprobante a la persona donante. 

El plazo concedido por la Administración Tributaria es de un año que puede ser renovable por periodos iguales.

Finalmente, el beneficio para las personas particulares es que de acuerdo con el inciso q) del artículo 8 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, las donaciones debidamente entregadas a las asociaciones o fundaciones autorizadas pueden deducirse del impuesto sobre la renta neta hasta un 10% de lo donado.

Es muy importante que, si Usted quiere deducir de la renta estas donaciones, debe verificar en la página del Ministerio de Hacienda que la organización a la que usted quiere donar esté debidamente publicada en la página como ente autorizado para recibir donaciones deducibles.

 

Cristina Lara Rodríguez
Lara Legal Corp
[email protected]
www.Laralegalcorp.com
Instagram: @Laralegalcorp
Tel. 4000-2887


Traducir artículo