Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

 

 

El expresidente Barack Obama dedicó una sentidas líneas a través de sus redes sociales a la jueza Ruth Bader Ginsburg, que murió el viernes anterior, en su casa en Washington, a los 87 años de edad debido a un cáncer de páncreas que padecía.

“Ruth Bader Ginsburg luchó hasta el final, a través de su cáncer, con una fe inquebrantable en nuestra democracia y sus ideales. Así es como la recordamos”, escribió el exmandatario sobre esta mujer reconocida como ícono del pensamiento más progresista en Estados Unidos, defensora de la libertad y una luchadora incansable por la igualdad de género.

Así, el exmandatario repasó la hoja de vida de la juez. “Hace sesenta años, Ruth Bader Ginsburg solicitó ser secretaria de la Corte Suprema. Había estudiado en dos de nuestras mejores facultades de derecho y tenía excelentes recomendaciones. Pero por ser mujer, fue rechazada. Diez años después, envió su primer escrito a la Corte Suprema, lo que la llevó a derogar por primera vez una ley estatal basada en la discriminación de género”, recordó.

“Y luego, durante casi tres décadas, como la segunda mujer en sentarse en el tribunal más alto del país, fue una guerrera por la igualdad de género, alguien que creía que la justicia igualitaria bajo la ley solo tenía significado si se aplicaba a todos los estadounidenses”, escribió Obama.

Agregó que “la juez Ginsburg nos ayudó a ver que la discriminación por motivos de sexo no se trata de un ideal abstracto de igualdad; que no solo daña a las mujeres; que tiene consecuencias reales para todos nosotros. Se trata de quiénes somos, y quiénes podemos ser”.

“Michelle y yo la admiramos mucho, estamos profundamente agradecidos por el legado que dejó este país y ofrecemos nuestra gratitud y nuestras condolencias a sus hijos y nietos esta noche”, agregó el expresidente.

Antes de cerrar su  mensaje, Obama aprovechó para señalar que que las decisiones que tome la Corte serán determinantes en muchos aspectos por lo que apeló por un proceso irreprochable para llenar la vacante que deja la jueza.

Tras las muerte de Ginsburg se abre ahora la posibilidad de que el presidente Donald Trump nomine a su sucesor o sucesora en una corte de nueve miembros donde ya ha colocado a dos, y altere así por años el equilibrio ideológico del Supremo en favor de los conservadores.

OBSERVE MÁS: Fallece magistrada de Corte Suprema de EE.UU. y se asoma batalla política por su sustitución

 


Traducir artículo