Presidente de Turquía rechaza críticas por conversión de basílica Santa Sofía en mezquita

Tribunal turco anuló condición de museo de la antigua basílica de Santa Sofía de Estambul abriendo paso a su conversión en mezquita

Santa Sofía es uno de los puntos más visitados por turistas en Estambul. (Twitter Gonzalo Soriano @GSoriano23)
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

(Estambul, Turquía) El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, rechazó este sábado las condenas internacionales por la transformación de la antigua basílica Santa Sofía de Estambul en mezquita, argumentando que se trata de «derechos soberanos» de su país.

«Aquellos que no protestan contra la islamofobia en sus propios países (…) atacan la voluntad de Turquía de ‘usar sus derechos soberanos«, declaró Erdogan, durante una ceremonia en videoconferencia.

Erdogan anunció el viernes la apertura de Santa Sofía al culto musulmán el próximo 24 de julio, luego de que el alto tribunal administrativo turco anuló su condición de museo, abriendo así el camino a su transformación en mezquita.

Construida en el siglo VI por los bizantinos que coronaban allí a sus emperadores, Santa Sofía, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es una de las principales atracciones turísticas de Estambul.

Convertida en mezquita tras la toma de Constantinopla por los otomanos en 1453, fue transformada en museo en 1934 por el dirigente de la joven República turca, Mustafa Kemal Atatürk, que deseaba «ofrecerla a la humanidad».

El anuncio de Erdogan provocó condenas y lamentos en Grecia, Francia, Rusia, Estados Unidos, la Unesco y el Consejo Mundial de Iglesias, que reúne a unas 350 iglesias cristianas, en particular protestantes y ortodoxas.

OBSERVE MÁS: La fascinante historia de Santa Sofía, el monumento que enfrenta a Grecia y Turquía tras polémico fallo

Iglesias lamentan

Turquía defiende que es soberano a hacer lo que guste con la estructura. (BBC)

El Consejo Mundial de Iglesias, que reúne a unas 350 iglesias cristianas, en particular protestantes y ortodoxas, reaccionó el sábado con «tristeza y consternación» a la conversión en mezquita del museo de la antigua basílica de Santa Sofía de Estambul.

Desde 1934 Santa Sofía «fue un lugar de apertura, de encuentros e inspiración para la gente de todas las naciones y religiones», afirmó el secretario general interino del Consejo, Ioan Sauca, en una carta dirigida al presidente turco Erdogan, publicada el sábado en el sitio web de la organización.

Era una buena prueba de «la adhesión de Turquía a la laicidad» y de su «deseo de dejar atrás los conflictos del pasado«, agregó Sauca, quien es miembro de la Iglesia ortodoxa rumana.

Aunque no forma parte de él, la Iglesia católica colabora en algunos asuntos con el Consejo, que tiene sede en Ginebra y se estima reúne a unos 500 millones de creyentes.

Sauca reprochó a Erdogan haber «invertido este signo positivo de la apertura de Turquía para hacerlo un signo de exclusión y división«.

Además, esta decisión amenaza con animar «las ambiciones de otros grupos» que buscan «promover la renovación de divisiones entre las comunidades religiosas», advirtió.


Traducir artículo