Rebelión en Facebook por negativa de Mark Zuckerberg a vigilar lo que publica Trump

Twitter sentó un precedente al ocultar o advertir por mensajes del presidente de EE.UU., como falsos o con apología de la violencia

En mayo del 2018 frente al cuartel central de la Unión Europea en Bélgica, personas reclamaron Mark Zuckerberg que "arreglara Facebook". (AFP)
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

(San Francisco, Estados Unidos) El choque entre Twitter y Donald Trump generó una rebelión de empleados de Facebook contra la reticencia de su director ejecutivo, Mark Zuckerberg, a sancionar tuits falsos o incendiarios del presidente estadounidense.

«Mark está equivocado y me empeñaré en la forma más firme posible para hacerlo cambiar de opinión», dijo en Twitter el director de diseño del hilo de noticias de Facebook, Ryan Freitas, y agregó que estaba formando un grupo con otros 50 empleados que comparten su opinión.

Varios empleados de la compañía californiana anunciaron una huelga en línea este lunes para protestar contra la política de la red social y mostrar su apoyo a la comunidad afroamericana, en plena ola de protestas en Estados Unidos tras la muerte de un ciudadano negro a manos de la policía.

«Tenemos que afrontar el peligro, no escondernos», tuiteó una de esas empleadas, Sara Zhang. «Participaré en la huelga virtual de hoy en solidaridad con la comunidad negra», escribió.

OBSERVE MÁS: Twitter etiquetará contenido «engañoso» sobre el coronavirus

Casi todos los empleados de Facebook están trabajando desde sus casas por la pandemia de coronavirus.

La fuente de la discordia fue la decisión sin precedentes de Twitter de publicar en la cuenta de Trump un mensaje a los usuarios instándolos a verificar mensajes en los que el presidente consideraba fraudulento el voto por correo.

Zuckerberg reaccionó en la cadena Fox News. Declaró que las redes sociales privadas «no deberían ser el árbitro de la verdad de todo lo que dice la gente en la web». Trump retuiteó esa entrevista.

Twitter volvió a responder el viernes a un tuit de Trump en el que lanzó una advertencia a los manifestantes furiosos por la muerte de un hombre negro de 46 años durante su arresto por la policía.

La red social ocultó el mensaje con la advertencia de que hacía apología de la violencia. No obstante los usuarios podían hacer clic en esa advertencia y leer el tuit de Trump.

El mensaje fue también publicado en Facebook, pero Zuckerberg decidió mantenerlo intacto.

«Estuve todo el día devanándome los sesos sobre cómo responder a los tuits y posteos (en Facebook) del presidente», escribió el viernes. «Personalmente tengo una reacción negativa visceral ante esa clase de retórica divisiva e incendiaria», añadió.

«Nuestra posición es que debemos permitir tales expresiones en lo que sea posible salvo que generen el riesgo inminente de daños o peligros», afirmó.

OBSERVE MÁS: Trump vs. Twitter, el choque que enfrenta a las redes con sus propias contradicciones

Rebelión en la red

En abril del 2018, Zuckerberg testificó ante el Senado, por la filtración de datos durante la campaña presidencial anterior, que benefició a Donald Trump. (AFP)

Twitter y Facebook aplican sistemas contra la desinformación y contenidos peligrosos como, por ejemplo, la incitación al odio, acoso o violencia.

Pero Facebook exime de esas restricciones a personalidades políticas o candidatos.

La posición de Zuckerberg no es la de muchos sus empleados que recurrieron a Twitter y Medium para expresar su desacuerdo.

«No sé qué hacer, pero sé que es inaceptable no hacer nada», tuiteó Jason Stirman, miembro del equipo de investigación y desarrollo de Facebook.

Stirman expresó su «total desacuerdo con la decisión de no hacer nada con las recientes publicaciones de Trump, quien claramente incitó a la violencia»,

«No estoy solo en Facebook. No hay una posición neutral sobre el racismo»,agregó.

Otros funcionarios de Facebook también hablaron.

David Gillis, del equipo de seguridad e integridad de los contenidos, dijo que el tuit de Trump sobre los saqueos y tiroteos «fomenta la violencia extrajudicial y el racismo».

Nate Butler, un diseñador de productos de Facebook, declaró: «En esto, Facebook está en el lado equivocado y no puedo apoyar esa posición. No hacer nada no es ser valiente. Muchos lo sentimos así».

OBSERVE MÁS: Trump quiere limitar la protección de la que gozan las redes sociales

Llamada presidencial

Para peor, los medios revelaron que Zuckerberg y Trump hablaron el viernes por teléfono.

La conversación fue «productiva», dijeron fuentes no identificadas a los medios Axios y CNBC. Facebook no confirmó ni desmintió esa información.

Esa llamada «destruye» la idea de que Facebook es un «árbitro neutral», dijo Evelyn Douek, investigadora de la academia de Derecho de Harvard.

Como otros expertos, cuestionó si la comisión de supervisión creada por Facebook el mes pasado tendrá fuerza para intervenir.

El sábado, esa comisión procuró ofrecer garantías sobre su tarea: «Tomaremos decisiones sin tener en cuenta los intereses económicos, políticos o de reputación de Facebook en forma transparente y de manera neutral».

Facebook, entretanto, está directamente afectada por el contragolpe de Trump a Twitter.

El presidente firmó el viernes un decreto que ataca uno de los pilares legales de la internet en Estados Unidos y que deja a salvo de demandas judiciales a las plataformas ante publicaciones publicadas por terceros y les da la libertad la intervenir como quieran para vigilarlos.

OBSERVE MÁS: Trump vs. Twitter, el choque que enfrenta a las redes con sus propias contradicciones


Traducir artículo