CNE aún evalúa daños en zona afectada por erupción del volcán Rincón de la Vieja

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

La Comisión Nacional de Emergencias (CNE) aún evalúa los daños producidos por la erupción del volcán Rincón de la Vieja, ocurrida este lunes por la mañana.

La mayor cantidad de incidentes se produjeron en la ladera norte del coloso, específicamente en los ríos Quebrada Azul, Azul Azufrada y Pénjamo.

No se descarta que otros ríos puedan verse afectados, comentó Lidier Esquivel, jefe de la Unidad de Investigación y Análisis de Riesgo de la CNE.

“Se ha concentrado la mayor cantidad de daños en puentes, vados e inclusive se evalúan algunas comunidades que puedan tener problemas de acceso”, añadió.

Equipos técnicos de esa institución se mantendrán en la zona en los próximos días para evaluar los daños.

Potente erupción

La erupción del volcán Rincón de la Vieja fue “bastante energética”, según palabras de Maarten de Moor, especialista del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori).

“Si bien este tipo de eventos son comunes en Rincón de la Vieja -por ejemplo, el año pasado se registraron unos 1.400 de ellos- este fue muy grande. Es quizás el más importante desde los 90”, añadió de Moor a la agencia noticiosa AFP.

El evento se registró a las 5:42 a.m. del lunes, y según los más recientes reportes, alcanzó una altura de unos 4 kilómetros y la columna de vapor de unos 8 kilómetros.

La erupción fue vista desde Ciudad Quesada y la cima del volcán Turrialba.

Como medida preventiva, Esquivel fue enfático en solicitarle a la población no acercarse a los puentes, vados o pasos a observar el evento.

“Esto puede ser muy peligroso sobre todo en este momento en que el volcán todavía se mantiene muy inestable y no se descarta que puedan presentarse nuevas erupciones.”

Por su parte, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) indicó que no tenía afectaciones en sus redes de distribución eléctrica, ni en las unidades generadoras de los proyectos geotérmicos Las Pailas I y II, ni en su personal.

Tampoco se reportan afectación en los pozos de perforación activos por parte de Recursos Geotérmicos, ni de su personal.

 

De acuerdo con los últimos registros, el volcán mantuvo actividad constante a partir del segundo semestre del 2018, según informó la CNE.

En ese período mostró al menos entre dos y cinco erupciones mensuales y en el mes de enero del 2019, se intensificó la actividad, lo que activó la vigilancia al volcán.


Traducir artículo