Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Dermatóloga Dra. Dinora Ochy para El Observador

El acné es una condición inflamatoria de las glándulas grasas de nuestra piel, afectando en mayor frecuencia el área del rostro, escote y espalda en personas con una predisposición genética.

Esta enfermedad se visualiza más en la etapa de la adolescencia, pero también podemos presentar acné en nuestra adultez por problemas precipitantes como son alteraciones hormonales, estrés, medicamentos, productos de belleza, entre otros.

Sin embargo, el acné esta relacionado con lo que comemos y hoy hablaremos de los alimentos que están relacionados con el aumento de lesiones inflamatorias en el acné y alimentos que ayudan contra el acné.

Es importante enfatizar que todas las pieles son diferentes y una piel con exceso de grasa o mixta con una tendencia al acné, es importante vigilar la alimentación, ya que ciertos alimentos tienen al aumento.

Chocolate:

En realidad no es el chocolate (cacao) en sí, el que produce el aumento de acné, son las sustancias o productos que se agrega al prepararlo como es la leche, mantequilla, semillas y azúcar que se adicionan para su elaboración. Para la hora de elegir un chocolate toma en cuenta sus ingredientes y se recomiendan el chocolate puro o amargo.

Leche:

La leche se ha visto que aumenta los brotes del acné, principalmente la leche descremada, posiblemente por que ésta contienen hormonas y azucares. También la proteína de suero de leche que es utilizado por deportistas tienen una relación positiva de su consumo con crisis de acné.

Azucares Refinados:

Estos carbohidratos refinados llevan a un aumento de azúcar en sangre, que a su vez estimulan la producción de grasa de la piel en personas susceptibles al acné.

Grasas:

Ácidos grasos poliinsaturados omega-3/ omega-6.

Nuestra dieta occidental contiene alta proporción de ácidos poliinsaturados omega 6 (aceite de girasol, de maíz) con propiedades pro-inflamatorias en la piel. Por el contrario, los alimentos que contienen omega 3 (pescados y mariscos) tienen actividad antiinflamatoria y son recomendados.

Prebióticos y probióticos:

Los prebióticos productos que podemos consumir que estimulan el crecimiento de bacterias probióticas en el intestino, algunos alimentos en los cuales los encontramos son el ajo, la alcachofa, arvejas, puerros, frutos del bosque, plátanos y kiwis.

Los probióticos son otros productos que podemos asociar a nuestra alimentación como los lactobacilos, que generan en el acné un 80% de mejoría clínica en el acné.

Polifenoles:

El té verde y el resveratrol que está en uvas rojas, cacahuates y moras son productos derivados de los Polifenoles, considerado coadyuvante en el tratamiento del acné por su efecto bactericida, siendo estos alimentos recomendados para una dieta antiacné.

Alcohol:

El alcohol hace un efecto de aumentar el flujo sanguíneo de la piel aumentando el acné y la rosácea así que evítalo si padeces estas enfermedades.

Además de los cambios en la alimentación, practicar actividad física diariamente también ayuda a controlar el acné, ya que mejora el control del azúcar en la sangre, la producción hormonal del organismo y reduce la oleosidad en la piel. Si al mejorar alimentación y llevar a su vida cotidiana las recomendaciones antes mencionadas, sigue produciendo crisis de acné, le recomiendo consultar con un especialista en piel como es tu dermatólogo de más confianza.


Traducir artículo