Nuevo ministro de la Presidencia:¿el tercero también será vencido?

Marcelo Prieto es el Personaje de la Semana de El Observador

Prieto recibe una brasa caliente en momentos de emergencia. (Douglas Campos para El Observador)
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 5 minutos

Uno de los cargos más importantes del Gobierno recibirá el 1º de mayo a su tercer inquilino en menos de dos años. El abogado Marcelo Prieto cambiará la rectoría de una universidad pública por la responsabilidad de ser el escudero del presidente Carlos Alvarado, y mantener en buenos términos las relaciones entre Zapote y la Asamblea Legislativa.

El experimento del “Gobierno del Bicentenario” ya ensayó darle el Ministerio de la Presidencia a una figura de la Unidad Social Cristiana (PUSC) y una de Acción Ciudadana (PAC), pero el camino se cortó. Rodolfo Piza argumentó que su paso sería temporal y se fue tras 14 meses en medio de reclamos de diputados. Víctor Morales quedó fuera en cuestión de un semestre por el escándalo y los errores de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD).

Ahora el turno le tocará a un liberacionista que ha ocupado casi todos los cargos que la bandera verdiblanca pudo ofrecerle: diputado, embajador, presidente del Instituto Nacional de Aprendizaje y alcalde de Alajuela.

Su currículum carecía de un ministerio que ahora le garantiza el PAC.

Advertencias en la otra acera

La designación del nuevo ministro se filtró el miércoles, pero Casa Presidencial tardó más de 24 horas en oficializarla. Varios diputados se adelantaron a felicitar a Prieto y advertir que esperan una mejor gestión que la de sus antecesores.

“Yo espero que don Marcelo venga ser esa persona que el Gobierno necesita para llevar una ruta lógica de este país hacia adelante. Que venga a generar esos consensos que requieren el Primer Poder de la República y el Gobierno. Ha hecho falta en los últimos meses esa comunicación de nos ayude a llegar a consensos nuevamente”, dijo la jefa de fracción socialcristiana, María Inés Solís.

“Que ayude a trabajar porque, los diputados hemos sentido una gran carga de trabajo tratando de solucionar muchas cosas y a veces el Ejecutivo no va en la misma línea. Es muy desordenado en la parte económica y queremos trabajar en la necesidad que hay actualmente en el país”, afirmó la subcoordinadora de Restauración Nacional, Xiomara Rodríguez.

Con la misma frialdad se refirió Liberación Nacional (PLN), quien denunció que la relación entre el Gobierno y los diputados viene a la baja. El Directorio Político verdiblanco aprovechó para tomar distancia de su militante.

“Recalcamos que es una decisión absolutamente personal y no partidaria. El partido no tiene participación alguna en el Gobierno de turno, otrora denominado de ‘Unidad Nacional’, ni necesita de cargos en el actual Ejecutivo para apoyar decididamente, las medidas de combate a la crisis en defensa de los más vulnerables”, indicó la cúpula del PLN en un comunicado.

OBSERVE MÁS: De denunciar al Gobierno a buscar acuerdos en su nombre: retos del nuevo ministro de Presidencia no son menores

Ajedrez reorganizado y táctica cuestionada

Al presentar al nuevo ministro, el mandatario Carlos Alvarado indicó que su mandato principal será manejar los vínculos con la Asamblea Legislativa. (Presidencia)

Desde hace cuatro décadas el único ministro de la Presidencia que ha logrado completar una gestión de cuatro años ha sido Rodrigo Arias, al lado de su hermano.

La caída de esta ficha es normal. En la administración Alvarado Quesada destaca que antes de medio periodo se vaya por el tercer designado.

El analista político Pablo Barahona destaca que la convocatoria es una de las “más extrañas y más criticables” hechas por Carlos Alvarado, pues volvió a buscar fichas en otro partido, cuando una de las promesas de campaña era que el PAC tenía al mejor equipo.

Según el experto hay que tomar en cuenta el rol que Prieto tuvo como rector universitario, así como su pasado en la izquierda, posturas muy distantes de las políticas del segundo gobierno rojiamarillo.

“El mensaje del nuevo ministro es guardar las banderas pero hay que ver cuáles banderas. ¿Supone llegar a hacerle contrapeso como socialdemócrata universitario y de extracción de izquierda a un André Garnier hiperempoderado? ¿Supone deshacer lo andado por neoliberales muy conservadores como Rodolfo Piza, Rocío Aguilar o Edna Camacho? ¿Supone simplemente claudicar y mostrarse como alguien simplemente con ganas de poder?”, interrogó Barahona.

OBSERVE MÁS: Exdiputado de PLN y académico es el nuevo ministro de la Presidencia

Barahona destacó también el hecho de que entre Carlos Alvarado y el nuevo ministro no exista una relación de cercanía, como la que debe caracterizar el cargo. Cuestionó el llamado que pudo hacerse a figuras como Ottón Solís, Alberto Salom o Rodrigo Alberto Carazo, más afines al partido de gobierno y con vínculos más estrechos con el mandatario.

“Ellos son tres elementos que no quieren aparecer por este Gobierno y eso dice mucho. Probablemente porque no lo necesitan, porque tienen influencia y entonces embarcan a Marcelo Prieto”, concluyó.

Sobre los retos que vendrán, el analista Sergio Araya menciona, fundamentalmente, la emergencia nacional por el coronavirus y el paquete de medidas para atender el golpe económico.

Araya destacó que la credibilidad de un ministro de la Presidencia es vital para la articulación del gabinete. Hizo mención a la reorganización de fuerzas que se marca dentro de los cargos del Poder Ejecutivo.

“Nunca fue en términos formales un gobierno de unidad nacional, porque para que lo hubiers sido tuvo que haber sido con una participación formal de los partidos. Lo que hubo fue figuras muy significativas que se sumaron a un gobierno multicolor donde ahora se pasa de fuerza rojiazul a verdiblanco mezclado con rojiamarillo”, planteó.

OBSERVE MÁS: Nuevo ministro de la Presidencia tendrá que reconstruir puentes con diputados en medio de emergencia nacional

Las horas más duras

Otros tiempos: hace pocos meses Prieto llegó a Casa Presidencial a manifestarse contra el Gobierno por el presupuesto de las Universidades. (Tomás Gómez/El Observador)

En los días previos a su renuncia, Rodolfo Piza insistió en que el cargo era “un perro guardián que guardaban en las fiestas y sacaban en las broncas”. El panorama actual pinta con pocas celebraciones y muchas complicaciones para el nuevo titular.

La cancha política está marcada por las advertencias de la oposición, el escaso apoyo de sus compañeros liberacionistas y las complicaciones pronosticadas por los analistas.

Sobre los hombros del nuevo jerarca pesan también una denuncia y dos acciones de inconstitucionalidad que firmó contra el actual Ejecutivo, por haber planteado vía decreto la incorporación de los empleados universitarios al régimen de empleo público.

En menos de dos semanas, el amplio expediente de Marcelo Prieto en la función pública tendrá un cargo más. Está por verse si con su designación la tercera será la vencida, o si el vencido será él.

OBSERVE MÁS: Empresarios piden a nuevo ministro apoyo para flexibilizar mercado laboral y que la gente pueda emplearse rápido

Caricatura de Douglas Campos para El Observador
Artista Visual y profesor Universitario
[email protected]
IG:@dougcamposart


Traducir artículo

Estudiar Derecho me enseñó que lo que realmente cambia las cosas es el periodismo bien hecho.
Si la política o las leyes parecen aburridas es porque nunca nos las han contado de la forma correcta.

PUBLICIDAD.