Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

“Trágico”, “impostores”, “crimen contra el fútbol”: antiguas glorias del balón, y algunos jugadores todavía en activo, no encuentran palabras lo suficientemente duras este lunes para criticar el proyecto de Superliga privada presentado este lunes por doce grandes clubes para sustituir a la Liga de Campeones.

“Es un acto criminal contra los aficionados, una vergüenza, son unos impostores”, acusó Gary Neville, exjugador del Manchester United, uno de los clubes fundadores de esta Superliga.

“¡Que sean duramente castigados. Multas disuasorias, retirada de puntos, que se les retiren sus títulos!”, fulminó en Sky en un monólogo de tres minutos.

La misma rabia siente Rudi Völler, ganador de la Liga de Campeones con el Marsella (1993) y hoy dirigente en el Bayer Leverkusen: “¡Un crimen contra el fútbol!”, opinó. “Que los que quieran jugar en esta Liga sean expulsados de todas las competiciones nacionales, con todos los equipos, incluidos los jóvenes y las mujeres. ¡Hay que despedir a todos!”.

Völler sí estaba satisfecho con Bayern de Múnich y Borussia Dortmund, quienes rechazaron unirse al grupo de los doce: “Esto demuestra que son valientes (al contrario que el) Liverpool, donde los aficionados cantan ‘You’ll Never Walk Alone’ (‘Nunca caminarás solo’), es una vergüenza”.

Otro alemán, el campeón del mundo de 2014 Lukas Podolski atizó a un “proyecto repugnante, injusto (…) Me decepciona que clubes para los que he jugado estén asociados”, añade este exjugador de Arsenal e Inter de Milán, dos de los fundadores.

Entre los jugadores en activo, el campeón del mundo francés Benjamin Pavard recordó “las indescriptibles emociones” generadas por la fórmula actual que ganó con el Bayern la temporada pasada.

“Son emociones indescriptibles como jugador, recuerdos increíbles como aficionado. Es una competición en la cual todos los jugadores y todos los clubes deben poder aspirar si lo merecen”, opinó en Twitter.

OBSERVE MÁS: Superliga Europea: en qué consiste y por qué causa un terremoto en el fútbol

“Los ricos han robado el fútbol”

“Los niños sueñan con ganar el Mundial o la Liga de Campeones, no cualquier Superliga”, lanzó Mesut Özil, también campeón del mundo en 2014 con la ‘Mannschaft’. “El placer de los grandes partidos es que los jugamos una o dos veces al año, no todas las semanas”, señaló el ex del Arsenal.

Ander Herrera, futbolista del París Saint-Germain, piensa de manera similar: “Me enamoré del fútbol popular, del fútbol de los aficionados, del sueño de ver al equipo de mi corazón competir contra los más grandes. Si esta Superliga avanza, se acabaron esos sueños (…) Los ricos han robado lo que el pueblo creó, que no es otra cosa que el deporte más bonito del planeta”.

Por la tarde, el portugués Bruno Fernandes, del Manchester United, pareció mostrarse en contra de la idea.

En su perfil de Instagram compartió, añadiendo la mención “los sueños no se pueden comprar”, la publicación de su compatriota del Wolverhampton Daniel Podence, quien expresó su apego a la actual ‘Champions’ al recordar “la volea de Zidane” o la dramática final de Liga de Campeones en 1999 en la que el United superó al Bayern Múnich en el tiempo de descuento.

El Real Madrid es uno de los fundadores de la Superliga, pero su exjugador Luis Figo criticó la competición.

“Este movimiento codicioso e insensible sería un desastre para nuestras raíces, para el fútbol femenino y para toda la comunidad del fútbol en su conjunto. Solo servirá para servir a los intereses de unos propietarios que hace tiempo que dejaron de preocuparse por sus aficionados y se olvidaron del mérito deportivo. Trágico”.

El exdefensa del Liverpool Dejan Lovren, que hoy milita en las filas del Zenit de San Petersburgo, consideró que “el fútbol estará en un futuro cerca del hundimiento total”.

“Nadie ve el problema en su totalidad, solo vemos el aspecto financiero (pero) creo que todavía podemos salir de esta desagradable situación”, dijo en un estallido de optimismo muy poco compartido por sus iguales luego de este terremoto en el planeta fútbol.

Crece en Bolsa

No todos están en contra de la Superliga. La cotización bursátil de la Juventus y del Manchester United, dos de los doce grandes clubes europeos que anunciaron su participación como fundadores en el proyecto que competiría con la actual Liga de Campeones, experimentaron este lunes un fuerte aumento.

La acción de la ‘Juve’, cotizada en la Bolsa de Milán, cerró con una subida del 17,4%, a 0,911 euros. En la Bolsa de Nueva York, el título del Manchester United experimentaba de su lado una subida del 9,46% hasta los 17,70 dólares.

El resto de clubes disidentes no cotizan en Bolsa.

Luego de décadas amenazando con un cisma, los grandes clubes del continente, con Real Madrid, Liverpool o United a la cabeza, dieron el paso. Crearon una sociedad privada, bautizada como ‘Superliga’, casi cerrada y comparable a los campeonatos norteamericanos de básquet (NBA) o de fútbol americano (NFL).

“Como contrapartida por su compromiso, los clubes fundadores recibirán un pago en una vez del orden de 3.500 millones de euros (4.190 millones de dólares), destinado únicamente a inversiones en infraestructuras y a compensar el impacto de la crisis del covid-19”, afirman los organizadores.

“El incentivo financiero para estos clubes es evidente, con un sobre de varios miles de millones de dólares en el corazón del proyecto”, comenta en una nota el analista jefe de Markets.com, Neil Wilson.

Además, “la ventas de boletos, los patrocinadores y los productos derivados deberían también aportar beneficios, teniendo en cuenta la enorme audiencia de estos clubes”, opina Alberto Francese, responsable de investigación de intermediación corporativa del banco italiano Intesa Sanpaolo.

La mayoría de los ingresos de la Superliga debería salir de los derechos de televisión, siguiendo el ejemplo de la actual financiación de la Liga de Campeones. Pero por el momento no ha salido a la luz ningún acuerdo de difusión, ni tampoco una fecha para una eventual futura licitación.

El banco estadounidense JPMorgan dijo que financiaría el proyecto, sin ofrecer más detalles.


Traducir artículo