Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Silvia Solera para El Observador

Los barbudos son un clásico de mi casa y mi papá es el que oficialmente los ha promocionado en nuestra familia.

Por si no los conoce, un barbudo es una torta de huevo rellena de vainica hervida. Nosotros nos los comemos como acompañamiento con arroz, frijoles y ensalada, ojalá de repollo y un poquito de salsa rosada a la par.

Ingredientes

  • 4-6 vainicas hervidas
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de harina
  • sal y pimienta al gusto
  • opcional: cebollino para la torta de huevo

Preparación

  1. Lavar y despuntar las vainica, luego hervirlas en agua con sal por 8-10 minutos hasta que queden suaves.
  2. En un tazón revolver el huevo, agregar el cebollino y salpimentar al gusto.
  3. En otro tazón agregar la harina y salpimentar también.
  4. Cuando las vainicas están cocinadas, sacar del agua y secar muy bien para luego pasarlas ligeramente por harina (esto va a permitir que el huevo se adhiera mejor)
  5. En un sartén pequeño muy caliente y engrasado, agregar el huevo revuelto y formar una torta, luego en el centro, mientras aún está un poco líquido el huevo, colocar las vainicas y envolverlas con el huevo de los lados, como formando un rectángulo.
  6. Dorar por ambos lados, aproximadamente por 3 minutos de cada lado, retirar del sartén y servir.

Esta es una receta que se mantiene muy bien de un día para otro. Incluso se puede preparar cuando tenemos vainicas hervidas de otro día.

Les cuento que a mí también me gusta servirlos como en gallitos con tortilla de maíz y un poquito de chilera, de hecho mientras escribo esto, ¡se me hizo agua la boca!

Me habían pedido recetas con ingredientes de temporada y que además fueran muy tradicionales, esta cumple con ambos criterios.

¡Qué los disfruten!


Traducir artículo

PUBLICIDAD.