Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Raquel Artiñano para El Observador

Llamado también “línea de denuncias”, “canal de transparencia”, “línea abierta” y muchas otras, el canal ético es un instrumento facilitado por una empresa, mediante el cual colaboradores, proveedores, clientes y demás personas relacionadas, pueden comunicar irregularidades relacionadas con algún incumplimiento de la normativa interna (código ético) y/o externa (legislación aplicable).

Desde la perspectiva del empresario, nos encontramos a veces con aseveraciones como “eso sólo va a servir para problemas” o “la gente va a llamar para quejarse de todo”. Al contrario, es uno de los baluartes que impulsan el cumplimiento dentro de la organización y le da credibilidad al sistema.

Clima de confianza

El canal ético es una defensa que no debe faltar porque:

  • evidencia el compromiso de la empresa con la ética
  • otorga beneficios a la gestión del buen gobierno y la transparencia de la empresa
  • permite conocer de posibles riesgos que no hayan sido considerados
  • hace partícipes a los colaboradores y relacionados de la construcción de una cultura ética

¿Cómo implantar y manejar un canal ético?

Como la idea es otorgar a la empresa herramientas para controlar su propia actividad y detectar irregularidades internas, el canal ético debe, en su versión básica, ser:

  • De fácil acceso (telefónico, digital, buzón).
  • Operado por un colaborador independiente o un externo para promover la confidencialidad.
  • Tener un procedimiento para tratar cada tipo de denuncia.
  • Garantizador de confidencialidad.
  • Revisado periódicamente en cuanto a funcionamiento.

Para incentivar su uso apropiado,  debemos preocuparnos porque los colaboradores y partes interesadas conozcan este canal y que sea accesibles para todos. Además se deben gestionar de manera apropiada  las denuncias que se reciban para no perder la credibilidad en su funcionamiento.

En la actualidad el mercado dispone de softwares diseñados para atender este tipo de denuncias y dirigirlas a la persona capacitada para ello, recuerde que quien administre ese canal, no sólo debe conocer la organización, la operación y el Código de Ética. También debe complementar ese conocimiento con nociones regulatorias, jurídicas, ambientales, y demás relacionadas al cumplimiento de su compañía.


Traducir artículo

Blog