Carlos Pena OK
Carlos Pena OK
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Carlos Peña para El Observador

Revisando la ley orgánica del Ministerio de Economía Industria y Comercio, las potestades legales que dicho ministerio tiene y el decreto que organiza a la Dirección Nacional de Pequeña y Mediana Empresa (Digepyme) puedo concluir que no hay reactivación económica.

La normativa establece que el país tendrá como el ente organizador de la producción al Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC), quien es el rector del área productiva y cuenta con infinidad de recursos legales para poder llevar a cabo esta tarea.

Es una entidad que vigila la equidad competitiva del mercado, que no existan actividades usureras o monopolísticas, inclusive participa en la mesa de Conarroz y la Liga de la Caña como parte de gremios poderosos que organizan la producción en el país.

El MEIC inclusive tiene el poder de regular precios o condiciones en cualquier mercado, además vela por el debido cumplimiento de las reglas de derechos del consumidor. En teoría, maneja estudios internos en el mercado para la debida organización del mercado.

Uno de los brazos principales de ejecución de la política empresarial es la Digepyme. Revisando el reglamento de creación y el vigente, su intención siempre ha sido ser el brazo operativo del ministro en la cartera Pyme.

Revisando el decreto ejecutivo que da vida a la Digepyme podemos apreciar que los fines de este departamento son:

  1. Coordinación de herramientas de capacitación, consultoría y desarrollo para el sector
  2. Coordinar un registro nacional de Pymes y emprendedores
  3. Coordinar con instituciones públicas y privadas los esfuerzos de apoyo al sector

Pero siendo realistas pareciera que lo único que hacen es manejar el registro de Pymes. Es una gran base de datos como con 15 mil empresas (del más de un millón en todo el país) que finalmente no se usa para nada.

El registro Pyme es una gran herramienta digital para entender mejor las necesidades, comportamiento y preferencias del sector. Pero como todo en el MEIC, quienes lo manejan no pasan de estar marcando el horario.

El MEIC no ha estado haciendo la tarea; no la hacen porque no pueden, y no pueden porque no saben cómo hacerla.

Una de las críticas más ácidas del sector empresarial es la lejanía y falta de diálogo que tiene dicha cartera con los empresarios del país.

Estamos cumpliendo en la Cámara Nacional de Pymes 5 años de existencia. Hemos tratado por diversos medios reunirnos con las autoridades del MEIC e incorporarnos a los consejos de apoyo a la empresa. Pero recibimos desprecios y personeros a la defensiva. Pasan los años y Victoria Hernández sigue negando nuestra existencia, cuando literalmente en la cara le he dicho que nos deja mucho que desear como ministra.

Hace unos meses en una audiencia en la Asamblea Legislativa, la ministra Hernández aquejaba la falta de una asociación que aglomerara a las Pymes, literalmente negando nuestra existencia. Esto a pesar de que diputados en dicha comisión le reprocharon no acercarse a nosotros.

Por dicha faltan pocos días para el cambio de Gobierno, algo que todo el sector empresarial (y ellos mismos) están deseando que pase pronto.

El MEIC nunca pudo presentar un plan de reactivación económica, nunca pudo hacer una presentación seria para aprovechar la institucionalidad instalada. Por eso, aquí mis sugerencias para el MEIC y la DIGEPYME:

  1. Eliminar el departamento de asuntos internacionales y metrología
  2. Crear una dirección específica para emprendedores
  3. Dentro de la Digepyme, hacer una sección de autoempleados
  4. Concentrar TODOS los fondos para Pymes en la Digepyme
  5. Aumentar la cantidad de empleados de los departamentos de investigación
  6. Bajarle el salario a los miembros de la Coprocom
  7. Convertir a la Dirección de Apoyo al Consumidor en un centro de arbitraje o alguna especie de mediación y no atender directamente los casos
  8. Crear una dirección para enfoque de género
  9. Incluir dentro de los objetivos de la Digepyme las Pymes sostenibles con el ambiente
  10. Crear una política nacional de creación de riqueza y producción

Estas acciones podría, quizás, apagar un poco el tremendo incendio institucional que vive el MEIC. Es un gran jugador con mucha potencia pero manejado por personas que no hacen lo que deben hacer, porque no saben cómo hacer lo que deben hacer.


Traducir artículo