Dra. Plantas viveros albahaca
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Doctora Plantas para El Observador

Debo confesar que tengo una planta en casa que por más que intento controlar el riego, la luz y hasta la música para subir su estado de ánimo, no deja de tener una que otra hoja amarilla. Así que vamos a conocer más del porqué de este color en las hojas de las plantas y cómo solucionarlo.

El color amarillo en las hojas de las plantas tiene un nombre: clorosis, y ocurre cuando a la hoja le hace falta clorofila, que es el nutriente que fabrica la planta para alimentarse y que es el responsable del color de la planta. Así que, el problema inicia por ahí, la fotosíntesis no ocurrirá de forma adecuada ya que no hay suficiente clorofila y esto significa que la hoja comenzará a debilitarse, se secará y finalmente caerá.

La clorosis trae consigo una mayor susceptibilidad a las plagas, volviendo a la planta un hospedero idóneo para enfermedades y subiendo su probabilidad de morir si no se soluciona el problema. Pero calma, ¡no entremos en pánico! Las causas de la clorosis pueden ser muchas, así que compartiremos una lista de ellas para que revise su planta y descubra cuál es la mejor solución para su caso.

Iluminación:

Es super importante conocer los requerimientos de luz solar de su planta. Plantas que se encuentran en la semisombra y no están recibiendo la cantidad de luz idónea, posiblemente comiencen a presentar un caso de clorosis.

Solución: las plantas de mucho sol no pueden estar a la sombra, así que muévalas a un lugar más soleado. Las de sombra no deben recibir los rayos directos del sol, también debe reubicarlas.

Riego inadecuado

Si son muchas las hojas de su planta que presentan un color amarillo intenso parejo en toda la superficie, probablemente se esté pasando con el agua. También puede ser un problema de drenaje, al mantener agua encharcada o en el fondo de la maceta.

El otro caso es cuando la planta está amarilla de forma dispareja, puede que no esté recibiendo suficiente agua. Cuando esto ocurre, la planta se deshace de las hojas para evitar la transpiración y ahorrar la poca agua que recibe.

Solución: Modificar los riegos es la forma más fácil de solucionar este problema, que se ha creado porque el riego es mucho o poco. También debe revisar el drenaje, que la maceta tenga agujeros en el fondo y que estos no estén obstruidos. Y por último, si persisten las hojas amarillas, puede mejorar la permeabilidad del sustrato, cambiándolo del todo o mezclando piedras pequeñas, carbón o perlita (depende de los requerimientos de sustrato de la planta).

Clorosis férrica

Si el sustrato donde está sembrada la planta tiene un PH incompatible con las necesidades de la planta, puede que la absorción del hierro se vea afectada y se produce la clorosis férrica. Se identifica si al revisar la hoja, se pone amarilla pero la nervadura permanece verde.

Solución: no hay que asustarse con la clorosis férrica. Simplemente esto quiere decir que hay que equilibrar el sustrato de la planta agregando más hierro con algún abono especifico que suba el PH de la planta haciéndolo más acido.

Deficiencia de nitrógeno

El nitrógeno en las plantas potencia el color verde de las hojas y contribuye al crecimiento. Cuando la planta ha pasado demasiado tiempo en la misma maceta, ya ha absorbido todos los nutrientes y puede ser una señal del porqué las hojas se están volviendo amarillas, si no ha identificado ninguno de los problemas anteriores.

Solución: enterrar una pastilla de nitrógeno antes del riego, y abonar con regularidad para evitar que la planta se quede sin nutrientes.

Y después de conocer todas estas causas, puedo contarles que tenia en mi casa un caso de clorosis férrica, que jamás se iba a solucionar con el riego o la luz. Así que un poco de hierro en el sustrato era la solución para no tener mas hojas amarillas.


Traducir artículo

Blog