Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos
Silvia Solera para el Observador
Me regalaron un ayote tierno que dejé afuera de la refrigeradora durante varios días, por lo que empezó a ponerse sazón y punto de maduración que me gusta mucho.
La primera receta en la que pensé fue en el guiso o picadillo, pero esa ya la había preparado antes. Entonces se me ocurrió hacer una frittata, que es básicamente una torta de huevo a la que se le puede agregar vegetales y proteínas a gusto.
La de hoy es vegetariana. Lleva ayote, hongos, cebolla y ajo; pero le aseguro que se se puede preparar con casi cualquier ingrediente que tenga disponible como papa, camote, tomates, espinaca, chile dulce, kale, queso, jamón o chorizo. Basta con tener el ingrediente principal: huevos.

Mi lista de ingredientes:

  • 6 huevos
  • 2 tazas de ayote cortado en cubos finos
  • 1/2 taza de cebolla en cuadritos
  • 6-8 hongos en rebanadas (1.5 tazas)
  • 1-2 dientes de ajo
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva para saltear

Preparación:

  1. Se cortan y alistan los ingredientes, luego se calienta un sartén mediano de 15-18cm.
  2. Se agrega aceite y se saltea el ayote por unos 5-6 minutos hasta que empiece a suavizar.
  3. Se agrega la cebolla y se cocina por otros 2-3 minutos.
  4. Seguidamente, se agregan los hongos y el ajo.
  5. Salpimientar y cocinar por 1-2 minutos más.
  6. Cuando esta mezcla esté precocida, se agregan los huevos y se baja la temperatura del disco para que se se cocine a fuego bajo. A veces yo uso una tapa para ayudarme a cocinar la superficie, pero también se puede llevar al horno hasta que el huevo cuaje.
En el vídeo tutorial les muestro la manera más fácil de darle vuelta a la frittata y de llevarla al plato sin que se rompa.
Es importante usar un sartén antiadherente y tener paciencia con el fuego bajo. De hecho a mí se me “doraron” unas partes más de la cuenta pero también le aportó sabor, así que fue ganancia.
Las frittatas se pueden servir a temperatura ambiente, tibias o calientes. Para mí se pueden comer a cualquier hora de día, como desayuno con una tostada crujiente, en el almuerzo con una buena ensalada o en la cena con una copita de vino y algún queso maduro.
¡Espero que disfrute esta receta tan fácil y que la haga suya!


Traducir artículo