• Avenida O

Jaulas de amor: la sobreprotección de nuestros hijos

-

Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 2 minutos

Natalia Calderón para El Observador

Al convertirnos en padres, usamos nuestras experiencias y modelos de hijos. Sin embargo, hemos observado con detenimiento que en nuestra sociedad actual es común ver a los hijos en “jaulas de amor”.

Poner límites es una responsabilidad de todo padre, así como proteger.  Empero, sobreproteger afecta tanto como no poner límites. Los niños sin límites o sobreprotegidos se convierten en adultos inseguros, y en muchos casos, insuficientes.

Hoy día muchos padres tienen miedo o temor de decir no, podemos decir ¡no!, con firmeza y con amabilidad al mismo tiempo. “Te amo, pero la respuesta es no!”

La sobreprotección es una patología del amor: “Lo hago todo por ti, porque te quiero”, pero contiene una descalificación: “Lo hago todo por ti, porque quizá tú solo no podrías”.

Quien ofrece la sobreprotección, se coloca en una posición de superioridad: “Yo sí puedo, tú no puedes”, “Yo sé lo que tú necesitas, tú no”, “Yo estoy bien, tú estás mal”, “Tú me necesitas, yo a ti no”.

El daño de la sobreproteger

Solamente dos legados duraderos podemos aspirar a dejar a nuestros hijos: uno, raíces; el otro, alas

Hay muchos padres que, bien sea por culpa o por miedo de convertirse en “malos padres” o por comodidad, adoptan una actitud excesivamente protectora hacia sus hijos. Los niños sobreprotegidos se convierten en adultos vulnerables y a menudo agresivos.

La sobreprotección impide adquirir recursos para hacer frente a las crisis, a las pérdidas, los cambios, la enfermedad y la muerte. Los niños sobreprotegidos se convertirán en adultos que sólo estarán preparados para vivir en entornos protegidos o para las situaciones de éxito.

Cuando aparezcan los primeros conflictos y frustraciones, no sabrán cómo gestionarlos y se sentirán fracasados, inferiores e injustamente tratados por la sociedad.

Educar en la responsabilidad es más lento. Recordemos dar responsabilidades a los niños desde edades tempranas y no hacer nada que ellos puedan hacer por sí mismos, a los hijos se les muestra el camino, no se les lleva alzados por el mismo.

Dejemos que nuestros hijos se caigan y se levanten, será la única forma en la que puedan volar.

Natalia Calderón es Neuropsicopedagoga y  Entrenadora de Disciplina Positiva.
Instagram:
@natcela
Facebook:
Psicopedagoga Natalia Calderón
Teléfono: 2263-2116
Whatsapp: 8443-9206


Traducir artículo

Últimas Noticias

Retorno a las clases presenciales: recomendaciones y cuidados para padres y estudiantes

El retorno a las clases presenciales, aunque sea por horas, está a la vuelta de la esquina. Este año...

Karina Ramos está a escasas horas de emprender una nueva vida en México

Karina Ramos está a escasas horas de subirse al avión que la llevará rumbo a México, país que le acaba...

Indicios de mayor letalidad de variante británica del covid-19 no son concluyentes

Científicos británicos han dicho que los indicios de que una nueva variante del coronavirus detectada en el país sea...

Playa Hermosa de Guanacaste inaugura instalaciones accesibles para toda la población

Con tal de ofrecer instalaciones adecuadas para todos los sectores de la población, incluyendo aquellas personas en...

¿Qué hizo el nuevo presidente de EE.UU. en sus primeras 72 horas en el cargo?

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tomó posesión del cargo el miércoles a las 12 del mediodía como...

Publican en Australia libro sobre la biodiversidad de Costa Rica

Motivados a dar a conocer el “tesoro natural” que es la biodiversidad de Costa Rica, los encargados...

Recomendadas

Karina Ramos está a escasas horas de emprender una nueva vida en México

Karina Ramos está a escasas horas de subirse al...

Le podría interesarRELACIONADAS
Recomendadas para usted


Traducir artículo

Cached: Sun Jan 24 2021 03:02:15 GMT-0600 (Central Standard Time)