Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Esteban Ulate para El Observador

Costa Rica fue una de las últimas economías en abrir el mercado de los seguros. Tuvimos un monopolio que duró casi 90 años. Hace una década se abrió a la competencia bajo la Ley Reguladora del Mercado de Seguros. Pese a ser uno de los mercados más nuevos también es uno de los más regulados, ya que tomamos ejemplos de las leyes de España y Uruguay, países sumamente rigurosos en el campo de los seguros.

Los seguros nacieron en países como Inglaterra y Alemania debido la necesidad de proteger cargas en el comercio marítimo. Estos países son líderes y no es de extrañar que dentro del portafolio de seguros cuenten con cobertura para uno de los torneos más prestigiosos del tenis mundial como es lo es Wimbledon en Inglaterra.

Este seguro ha cubierto las pérdidas económicas por suspensión del certamen debido a la pandemia de COVID-19, por lo que serán indemnizados por más de €100 millones por una compañía aseguradora.

La cobertura de seguros en la emergencia actual cambió la manera de ver analizar en materia de seguros. Por eso le damos recomendaciones claves si usted desea saber cómo poder incluir estas condiciones particulares en sus pólizas de seguros.

OBSERVE MÁS: Los seguros más importantes en tiempos de COVID-19

Pérdida de utilidades

Las pólizas de Incendio Comercial TODO RIESGO, tienen básicamente dos coberturas:

  1. una para cubrir eventos no catastróficos como: incendios, explosiones, rayos o vandalismos
  2. y las coberturas catastróficas dentro de las cuales están los temblores, terremotos, las inundaciones y los deslizamientos entre muchas otras.

Lo importante es que dentro de las coberturas de una póliza Todo Riesgo existe una cobertura adicional que se denomina Perdida de Utilidades. Puede ayudarle a continuar operando en caso de que usted tenga que afrontar una pérdida económica, por un siniestro que le va a afectar sus bienes (edificios y mobiliario).

Esta cobertura le ayuda a afrontar las pérdidas en caso de que su empresa no pueda continuar operando, ya que se aseguran los montos que dejó de percibir por no operar. La cobertura asegura sus ganancias o utilidades hasta por un periodo máximo de un año, mientras usted y su empresa se estabilizan y vuelven a operar normalmente.

OBSERVE MÁS: Compañías de seguros en Costa Rica y sus protocolos de atención del COVID-19

Lucro cesante

El otro beneficio que existe dentro de las pólizas es el lucro cesante, término muy técnico que significa lo que dejé de ganar por estar cesante sin poder operar mi negocio. A nivel mundial se le subdivide en tres grandes grupos: construcción, operación y transporte. 

Normalmente está relacionada con siniestros por daño directo producto de una cobertura contratada como incendio o terremoto. Pero se utiliza mucho en demandas que se pierden para cobrarle a las compañías de seguros, o como parte de las indemnizaciones que se deben asumir.

Por ejemplo, si usted tiene un accidente automovilístico contra un taxi y es su culpa o responsabilidad, ellos pueden cobrar legalmente un monto por lucro cesante por las ganancias que dejan de percibir día a día por no estar operando su medio de subsistencia.

En el campo de los seguros nada está escrito en piedra, por lo que si deseamos un seguro que a futuro nos pueda cubrir contra pandemias, como el que contrató Wimbledon, la recomendación es que contacte a un corredor de seguros que sea capaz de negociar un seguro a su medida y a la de su empresa, ante las compañías que están autorizadas en el Mercado Nacional de Seguros.

Si no se pudiera contratar ese seguro único y específico en Costa Rica; su corredor es el único que por Ley de la Superintendencia General de Seguros (Sugese) puede negociarle el mismo en el mercado internacional con las condiciones hechas a la medida para su empresa o corporación.

Y recuerde que es mejor tener un seguro y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo.

Lic. Esteban Ulate J.
Corredor Autorizado de Seguros
[email protected]


Traducir artículo