Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

@Popcorn506 para El Observador

Esta pasada Navidad nos llegó el último estreno de Pixar y tenemos que decir la verdad: ha reventado todas nuestras expectativas. Soul es una película brillante, imaginativa, emocionante y, por decirlo de un modo honesto y sincero, preciosa.

El principal artífice de que las películas de Pixar estén alcanzando este nivel es el guionista y director Pete Docter, cuya trayectoria a lo largo de esta últimas décadas ha demostrado su talento para conseguir plasmar historias animadas que llegan de verdad al corazón.

No hay que olvidar que, al inicio de su carrera, ya formó parte de la terna de guionistas de Toy Story y que, en su currículo, también hay sitio para títulos de referencia en el género, como Monsters o Wall-E. Tal vez su gran salto a la fama se dio con Up, la cual todavía sigue siendo una película que, vista varias veces, funciona como nueva, y cuyo primer acto es una absoluta obra maestra. Y su confirmación nos la trajo Inside Out, cuyo estilo es mucho más rompedor en términos visuales y argumentales. A esta es a la que nos recuerda en muchos aspectos Soul. Pero vamos al grano.

Soul nos cuenta la historia de Joe Gardner, un profesor de música que anhela una carrera profesional tocando el piano, su instrumento favorito. Pero el mundo artístico es complicado y no consigue hacerse un hueco, lo cual le frustra, mientras que su madre le insiste en que olvide ese sueño y busque una vida más estable.

Un día, un antiguo alumno de Joe le pide que acuda a una prueba para tocar en el grupo de una leyenda del jazz y este consigue su sueño de entrar en una banda profesional. Pero ese mismo día, se cae por una alcantarilla abierta y, cuando se da cuenta, es un alma vagando hacia el más allá. Joe no se rinde y se resiste a morir, ya que quiere cumplir su sueño, por lo que termina ayudando a otra alma llamada 22 para que encuentre su lugar en la Tierra.

El mensaje de Soul es muy emotivo. Trata, directamente, de aprender a disfrutar de las cosas y de perseguir los sueños, pero lo hace desde un punto de vista bastante más profundo y maduro del que podría caber en una película de Pixar o Disney. En otras palabras, Soul es una película con más consistencia y que, aunque puede ser disfrutada por un público de todas las edades, será apreciada por completo por los mayores.

Además de buscar un mensaje más ambicioso, lo mejor de Soul es la compenetración que hay entre sus dos aspectos más brillantes: la música y la estética. Está claro que, si el protagonista es un músico profesional, había que hacer una apuesta fuerte en este sentido, y aquí lo han conseguido. No solo porque la música es rica en sus momentos más expresivos, sino porque el género al que se le dedica es el jazz, y esto es bastante ambicioso, pero interesante. Lo decimos porque no es el género musical que pueda resultar más fácil para los niños y, tampoco, para muchos adultos, pero la propuesta es maravillosa y seguro que puede servir para que a muchos les interese este tipo de música.

Incluso para los que ven una película principalmente por lo que les propone en términos visuales, es todavía mejor. Desde las escenas iniciales en las que conocemos a nuestro personaje protagonista y a todos los que le acompañan en su vida, vemos que hay un gran trabajo, y todos los detalles, sobre todos los que se refieren a las expresiones de cada uno de los caracteres, muy natural y realista.

Pero donde nos ha fascinado de verdad ha sido en las escenas del más allá. La imaginación y la creatividad que hay que tener para plasmar todos esos escenarios y criaturas es algo fuera de serie, pero también con mucho trabajo detrás. Esas influencias picassianas que aúnan lo surreal con lo no terrenal nos regalan algunos de los planos más espectaculares de toda la colección Pixar.

Nos va a quedar esto y el carisma de los personajes, sobre todo de los Jerry y Terry, que probable sean los que más permanezcan en el imaginario por muchos motivos.

A partir de ahora, solo resta esperar a que la próxima pueda sostener este listón tan alto. Confiamos en Pixar y, también para ello, en Pete Docter, por supuesto.

Adicionalmente agregamos los premios que ya ha ganado Soul en la primera entrega de los Critics Choice Super Awards, donde los críticos del audiovisual reconocieron al cine de terror, acción, animación alusiva, ciencia ficción, super héroes y fantasía.

Mejor película animada
Mejor actor de voz en una película animada – Jamie Foxx
Mejor actriz de voz en una película animada – Tina Fey

 

Sin lugar a duda Soul estará presente en las próximas premiaciones.

 


Traducir artículo

Blog