Financiamiento pymes
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 4 minutos

Carlos Peña para El Observador

Sir John Maynard Keynes era un economista ingles del siglo XX, quien, entre muchas cosas, diseñó una explicación sencilla y efectiva de cómo los agentes económicos en conjunto tenían diferentes efectos en la forma en la que se creaba riqueza y se movían los mercados. Se le conoce como la teoría de la demanda agregada.

La teoría de la demanda agregada tiene un impacto más importante en nuestras vidas de lo que realmente creemos. Este concepto, acuñado en los primeros años del siglo XX, permitió diseñar política pública basada en la creencia que el gasto estatal tenía un impacto directo en el mercado. Era la forma en cómo se podía sacar adelante economías en recesión.

Es por lo anterior que, posterior a la crisis global económica de 1929, los gobiernos optaron por hacer gastos excesivos de sus presupuestos nacionales con la idea de estimular las economías locales.

La teoría de Keynes establece que todos los agentes económicos que demandan productos y servicios, si se coordinan, pueden tener impactos directos en el mercado como un todo. Y el jugador principal del mercado es el Estado.

Decía Keynes que por medio de un gasto estatal sube la demanda en el mercado de bienes y servicios y, por ende, hay un efecto de arrastre entre todo el mercado.

Lo que quiero señalar es que esta teoría tiene efectos positivos en estrategias políticas expansivas en el gasto. Te permite quedar bien con los electores porque gastas más en ellos, pero tiene un efecto muy negativo en el corto y mediano plazo por un efecto inflacionario.

Es importante recordar que la inflación es el crecimiento sostenido de precios durante un determinado periodo de tiempo. La inflación surge como efecto de los siguientes factores:

  1. Exceso de demanda en un mercado determinado, a más compradores mayores precios.
  2. Aumento de costos de producción. Por ejemplo, cuando se habla de aumentar el salario mínimo, esto tiene un efecto en cadena en todos los productores porque aumentan sus costos.
  3. Aumento de flujo de dinero flotante. Al existir más dinero en el mercado, el precio relativo de las cosas aumenta porque hay más con qué comprar.

Cuando el Estado hace un crecimiento de gasto exponencial, lo que hace es aumentar la cantidad de dinero en el mercado.

Entonces, los empresarios al saber esto, aumentan sus precios porque los clientes ahora tienen dinero para gastar (por favor, mantener claridad en que esto es una sobre simplificación de la realidad, pero es una forma práctica de explicar).

Por ejemplo, por medio del Bono Proteger, el Gobierno no solo busca dar un apoyo directo a familias que perdieron empleo. Es lograr sostener la economía por medio de consumo, que en el caso de Costa Rica, todo se ha hecho a través de deuda.

El peligro existente es que mucho dinero inyectado de forma artificial a la economía empuja los precios hacia arriba.

Veamos la situación de la primera mitad del Siglo XX a nivel global. Resulta que después de que finaliza la Primera Guerra Mundial, en 1918, los estados inician procesos de reconstrucción. Pero en el caso de Alemania le imponen unos castigos monetarios por ser el culpable de la guerra.

Alemania en esos momentos inicia un proceso de decadencia económica, no pueden hacer pagos a las reparaciones y hay hiperinflación. En su momento, un pedazo de pan valía más que un carretillo completo de marcos alemanes.

Además, en 1929, después de que la bolsa cayera por motivo de la crisis financiera de entonces, el gobierno de Los Estados Unidos inicia un gran plan de desarrollo que incluiría mucha construcción de infraestructura.

El proyecto fue tan intenso que en algunas áreas existía una cuadrilla construyendo una carretera, una detrás rompiendo la misma y otra atrás haciéndola de nuevo, todo esto con el fin de fomentar empleo y sostener el consumo.

En Europa, los efectos inflacionarios hicieron que muchas personas perdieran todo su capital, sus años de trabajo y sus esperanzas. Esto dio pie a partidos extremistas como el Nacional Socialismo (NAZI) y partidos extremos en Italia y otras zonas de Europa.

Para 1939, con Hitler en el poder y otros extremistas en Europa, inicia la Segunda Guerra Mundial.

Cuando termina la guerra, Europa conforma varios organismos internos, como el Banco Central Europeo. Su única función es vigilar que no se vuelva a dar un efecto hiperinflacionario en ningún país con el fin de evitar otra guerra, que es el miedo más grande de los europeos.

Por ello siempre verán cómo generan grandes paquetes de rescate una y otra vez a Grecia, que es el país más débil de toda la unión.

¿Qué tiene que ver todo lo anterior con Costa Rica y con las Pymes?

Resulta que el país ha apostado por aumentar el gasto estatal de forma exponencial.

Desde el 2014, el Partido Acción Ciudadana ha tenido una estrategia ininterrumpida de mantener el gasto estatal, inclusive aumentarlo, a toda costa.

Su ideología de izquierda hace que minimicen el problema global que estamos viviendo ahora, que es la hiperinflación.

Varios economistas en el globo han manifestado gran preocupación por los efectos de paquetes de rescate a sus poblaciones justificados por la pandemia y así hacer gastos irracionales.

El Bono Proteger, si bien fue una gran herramienta para dar respiro a muchas familias, finalmente eso comido tendrá que ser pagado y pareciera ser que con intereses cada vez más altos.

En Estados Unidos, Europa y Costa Rica, muchos países optaron por hacer grandes aumentos de gasto estatal por medio de emisión de bonos de duda que al final se traduce en, literalmente, imprimir dinero.

Mi preocupación y la de muchos economistas es que los efectos inflacionarios tendrán un impacto en el poder adquisitivo de los ciudadanos y podría, como lo hizo en el siglo XX, aparecer extremistas con discursos populistas que nos hagan caer nuevamente en una época tremendamente oscura.


Traducir artículo

Blog