Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Los indígenas Ngöbe-Buglé, ciudadanos binacionales que viven en la frontera entre Panamá y Costa Rica, iniciarán su travesía para trabajar en la cosecha de café entre los meses de julio y septiembre. Esta población, también llamados guaymíes, deberá pasar por estrictos controles sanitarios debido a la pandemia que vive el mundo por COVID-19.

En un año tan atípico por el virus, el Ministerio de Salud emitió los «Lineamientos generales para las fincas cafetaleras que contratan mano de obra migrante (Indígenas Ngöbe-Buglé) en el marco de la alerta por COVID-19».

Este año el personal médico fronterizo deberá registrar el estado de salud de la persona migrante en un «Carné Sanitario Binacional» al realizarles una entrevista epidemiológica. La toma de temperatura y síntomas de resfrío serán los primeros signos de alerta.

El documento será entregado en el Puesto Sanitario de la Casa del Caminante San Félix o en la Casa del Caminante Quebrada Hancha, en Panamá. Otro requisito obligatorio será que los migrantes indígenas deberán realizar el cumplimiento del periodo de aislamiento de 14 días al ingresar a territorio costarricense.

Los Ngöbe-Buglé deberán registrar una dirección física y contacto telefónico donde cumplirán su periodo de aislamiento al ingreso a Costa Rica, el cual funcionará como orden sanitaria emitida por la Dirección de Migración y Extranjería.

OBSERVE MAS: Panamá bate récord de contagios por COVID-19 en medio de protestas

Más requisitos

En diciembre del 2019, se inauguró una nueva Casa de la Alegría en Grecia, en las instalaciones de CoopeVictoria, empresa cafetalera que ha recibido población indígena cuyos padres trabajan en la cosecha. (Manuel Sancho/El Observador)

Un estudio del 2014 de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) indica que hace unos 25 años la movilidad de los indígenas Ngöbe-Buglé, asentados en Panamá, hacia regiones cafetaleras y bananeras de Costa Rica se estableció como algo regular, frecuente y constante.

Los binacionales se mueven en el cordón limítrofe asentándose temporalmente en comunidades como Coto Brus, Los Santos, Naranjo, y Sixaola, cantón de Talamanca; y Changuinola y Bocas del Toro de Panamá. Según datos recopilados en la región, podría tratarse de una población, en territorio costarricense, estimada en, al menos, 2600 personas

Para muchos, este evento anual se considera como el único ingreso económico familiar disponible. Por esto, los productores de las fincas cafetaleras contarán con un registro actualizado de todos los recolectores, tanto migrantes como no migrantes, que ingresen, permanezcan o abandonen la finca. Este mecanismo deberá ser notificado al Ministerio de Salud diariamente.

OBSERVE MAS: Retrasos en investigaciones por atentados contra líderes indígenas aumenta violencia contra esa población, alerta ONU

La movilidad desde la comarca en Panamá se instituye bajo la informalidad; esta puede iniciarse al menos de dos maneras: a través del uso de las redes de apoyo, mediante referencia de algún familiar o conocido que haya viajado a Costa Rica o, a través de los mecanismos de enganche laboral, cuando un «encargado» que también conoce la dinámica, se encarga del trayecto por encomienda de un finquero en Costa Rica, que hace el reclutamiento. En el primer caso, se menciona, por parte de los trabajadores, que alguna persona cercana influye en su determinación por realizar el viaje en busca de oportunidades laborales.

OIM – Flacso

Estos ciudadanos binacionales mantienen un mecanismo estacional, por períodos de cosecha, que usualmente conforma un movimiento familiar. Centros de la Red de Cuido Infantil, conocidas como Casas de la Alegría, también tendrán medidas sanitarias importantes.

A finales del 2019, se abrió una nueva Casa en Grecia, que se convirtió en la número 20 en territorio costarricense. Ya hay en sitios como la Zona de los Santos y Coto Virus. CoopeVictoria se une a las cafetaleras CoopeSabalito y CoopeTarrazú, que iniciaron con este proyecto en años anteriores.

La cantidad de niños será definido por el lugar escogido como Casa de la Alegría, el cual estará regulado por un registro de los menores, sus padres o cuidadores, con nombre, número de identificación y lugar de residencia.

Esta vivienda deberán contar con espacios para la preparación y almacenamiento de alimentos así como un área de comedor. Así mismo, deben cumplir un estricto control de medidas higiénicas en las áreas comunes y servicios sanitarios.

El Censo Nacional de Población y Vivienda 2011, del Instituto Costarricense de Estadística y Censos (INEC), logró registrar 9.543 personas Ngöbe-Buglé en todo el territorio nacional. Un 62,67% (5.981 personas) se ubicaba en la provincia de Puntarenas.

OBSERVE MAS: Inauguran nueva Casa de la Alegría para cuidar niños de migrantes que trabajarán en cosecha del café en Grecia


Traducir artículo

El periodismo me acerca a las realidades más puras y crudas de la sociedad. Mi único deseo es proyectar esa información a través de las letras e ir cambiando al mundo una nota a la vez.