Aaron-Conejo-entrenador-ejercicio-terapeuta reposo
Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 3 minutos
Aaron Conejo para El Observador

Existen muchas razones por las cuales es necesario mantenerse en actividad física, entre ellas la salud fisiológica. Pero existen otras que se enfocan más en el área de salud mental, anímica y estética, sobre todo en estos tiempos donde para algunas personas la imagen es tan influyente.

Mejorar la autoestima es sin duda una de las más fuertes motivaciones por la cuales las personas van al gimnasio o practican algún deporte al aire libre.

¿Qué es la autoestima?

Autoestima es la “valoración de sí mismo”; “aprecio o consideración que se tiene de sí mismo”. 

¿Cómo ayuda a mejorarla?

La actividad física para muchas personas, puede mejorar esa valoración de forma directa o indirecta

  • Lucir bien en el espejo
  • Alcanzar metas
  • Superar límites
  • Retarse así mismo
  • Socializar
  • Practicar nuevas técnicas o deportes
  • Pertenecer a un grupo

Todos estos logros en conjunto fortalecen interna y externamente y nos mantienen con un equilibrio emocional.

La buena autoestima mejora el crecimiento mental y juega un papel destacado en los pensamientos, sentimientos y metas de una persona. Se dice que las personas con niveles más altos de autoestima tienden a evaluarse así mismas de una manera más positiva (tienen una actitud positiva hacia sí mismas y hacia los retos de la vida) y esto genera, a su vez, un mejor autoconcepto.

El respeto hacia sí mismo proporciona seguridad interior y confianza en nosotros mismos. Esto nos hace sentir que somos dignos y merecedores de cosas buenas

Por el contrario, una baja autoestima nos hace sentirnos insuficientes e incapaces a la hora de enfrentar nuevos retos o de establecer nuevas relaciones con otras personas.

Ejemplo: No es lo mismo para una persona que nunca ha hecho ejercicio hacer su primer rutina de inicio en el gym y poder ejecutar bien los ejercicios y al día siguiente amanecer bien, que hacer la rutina a medias y al día siguiente no poder moverse del dolor.

Esa primera experiencia va a marcar y le va a generar un pensamiento positivo o negativo: “estoy listo para volver mañana“, o “la verdad yo no nací para eso, mejor no vuelvo nunca más”.

Autoconcepto

Este término se refiere a la manera en que nos vemos o determinamos a nosotros mismos. Esto puede ser de dos formas: positiva o negativa.

La actividad física ayuda a las personas a mejorar su autoconcepto y promover el bienestar psicológico a través de la mejora de las percepciones físicas y la satisfacción corporal.

Primero debemos tener en cuenta que la realidad de un autoconcepto es neutra, y nosotros somos los que la construimos. Es por ello que la autoestima no depende finalmente de un cuerpo perfecto ni de ser los mejores haciendo algo. Nuestra valoración y aprecio depende de cómo nosotros observemos nuestras capacidades.

Esa es la diferencia entre autoconcepto y autoestima, términos relacionados, pero no sinónimos. El autoconcepto es la opinión que tenemos sobre nosotros mismos, nos juzgamos. El autoestima es la valoración que le damos a ese autoconcepto, es decir, como reaccionamos a un pensamiento.

Si le damos una puntuación alta a nuestro autoconcepto, la autoestima es alta. Si le damos una baja puntuación a nuestro autoconcepto, nuestra autoestima es mala.

Es por eso que mejorar la autoestima va mucho más allá de levantarnos un día y sentirnos bien por arte de magia. Se trata de un trabajo externo e interno que va evolucionando con el tiempo y la práctica.

Mejorar nuestra composición corporal mediante la actividad física es uno de los factores de los que más se beneficia nuestra autoestima. La actividad física es útil no solo para mejorar la composición corporal, también para favorecer mecanismos neurologicos que hacen que nos juzguemos positivamente (autoconcepto) y que nos apreciemos más (autoestima).

Áreas que mejoran cuando practicamos deporte o actividad física:

  • Disminución de ansiedad
  • Mejor control del estrés
  • Mejor Manejo de la ira
  • Disminución en la tensión 
  • Mejora en el estado de ánimo
  • Mejora la fuerza
  • Ayuda a la resistencia
  • Aumenta la masa muscular
  • Más pérdida de grasa
  • Mejoras a nivel de endorfinas
  • Mejor conexión social y pertenencia de grupo
  • Aumenta la autoeficacia

La actividad física es la clave que mejora nuestra composición corporal, ayudada de alimentación correcta y un estilo de vida saludable.

La práctica de actividad física mejora la percepción de la imagen corporal y crea una mayor satisfacción con uno mismo. Esto a su vez aumenta en forma exponencial la manera en que nos desarrollamos y expresamos con los demás.

“La actividad física no solo es la clave más importante para un cuerpo saludable, es la base de una actividad intelectual dinámica y creativa”, John F. Kennedy.


Traducir artículo