Escuchar este artículo
Tiempo de Lectura: 5 minutos

Hoy, 8 de marzo, se conmemora el Día Internacional de la Mujer. El movimiento feminista ha librado una particular lucha en el área de la salud.

Primero, hay que tener algo claro: la sociedad es profundamente desigual, tocando cada campo, con dolorosa vulnerabilidad en la salud de millones de mujeres. El Tercer Estado de los Derechos Humanos de las Mujeres en Costa Rica del 2019 recuerda que la brecha surge desde algo básico como el seguro social, hasta la salud sexual y reproductiva.

«En el sistema social patriarcal, existe una evidente situación de subordinación, discriminación y desventaja (…) lo cual genera implicaciones en la construcción de la autonomía y en las posibilidades del ejercicio de la autodeterminación por parte de las mujeres, de manera particular en el ámbito de la sexualidad y la reproducción», señala el informe.

En el documento, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) puntualiza que los datos evidencian la separación entre mujeres y hombres en cuanto a la vivencia de la sexualidad y el cuidado de su cuerpo, porque «un número importante de los hombres han aprendido y ejercen una práctica sexual sin tanta censura y con menos responsabilidad».

Las mujeres deben enfrentar responsabilidades que deberían ser compartidas, como la crianza y manutención de hijos y cuidado de otros familiares. Estudios previos concluyeron que «la tríada sexualidad-maternidad-feminidad permea todos los aspectos de la vida de las mujeres».

«La prevención de un embarazo es su responsabilidad casi exclusiva, y por ello son quienes viven en sus cuerpos los efectos de los métodos anticonceptivos que se utilicen», destaca el Estado. Pero además mujeres – sobre todo menores de edad – sufren vacíos normativos y respuestas lentas a la violencia sexual, así como una regulación jurídica ineficiente frente al riesgo de la salud de embarazadas.

Herramientas como el condón femenino, la píldora anticonceptiva, la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), la norma técnica y las copas menstruales, son parte de los frentes en los cuales algunos avances se han logrado en el país.

En la Conferencia sobre Población y Desarrollo en El Cairo en 1994, por primera vez se reconoce la salud reproductiva y sexual, como parte de los derechos humanos desde una perspectiva de género. Se concibe como «un estado general de bienestar físico, mental y social, y no de mera ausencia de enfermedades o dolencias, en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo y sus funciones y procesos.

OBSERVE MÁS: Mundo conmemora Día Internacional de la Mujer con lucha continua, pero pendientes que persisten

Condón femenino y romper mitos

El condón femenino se encuentra disponible desde el año pasado en áreas de salud y hospitales públicos. (CCSS)

Desde abril del 2019, se implementa el condón femenino en más de 90 áreas de salud y 23 hospitales a nivel nacional. El 95% del territorio tiene acceso a esta herramienta.

Gloria Terwes, coordinadora del Programa de Infecciones por Transmisión Sexual y VIH Sida, explicó que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), explicó que las áreas que aún no lo distribuyen es por falta de la capacitación del personal. El condón femenino requiere una correcta colocación derribar mitos.

«Creíamos que iba a tardar mucho la cultura de la población para aumentar la demanda, sin embargo no ha sido así. Esto es importante por el empoderamiento que se le ha dado a las mujeres en todo sentido, desde el enfoque de derechos y la toma de decisión sobre su propio cuerpo», dijo Terwes.

Los hospitales Calderón Guardia San Juan de Dios presentan mucha demanda del anticonceptivo. Las enfermeras han jugado un papel muy importante en la capacitación y distribución. Cualquier puede acercarse y pedirlo, sea asegurada o no. Pero la Caja le llevará un conteo a cada persona.

Apenas en el 2012 se «desmedicalizó» el condón femenino, es decir que no requiere de una receta médica.

Terwes alertó por el aumento de casos de herpes genital. El condón femenino logra cubrir los labios externos de la vagina, previniendo la enfermedad.

Las trabajadoras sexuales pueden tener entre 10 a 12 relaciones sexuales al día. Sin embargo, el promedio de una pareja estable, son dos actos sexuales a la semana, según un estudio de la CCSS.

OBSERVE MÁS: Woman Leader: «Con las mujeres no compito, les doy la mano cuando necesitan ayuda»

Características

  • puede portarse dentro de los genitales de 6 a 8 horas
  • está hecho de nitrilo sintético sin látex
  • posee anillos flexibles en ambos extremos: el interno ayuda a que se mantenga en su lugar durante la relación sexual, el externo aumenta la protección

Monserrat Sagot, directora del Centro de Investigación en Estudios de la Mujer (CIEM), mencionó que los condones femeninos han sido disfrutados por una minoría de mujeres, generalmente de las zonas urbanas, de clase media, y un poco más educadas.

Agregó que en territorios indígenas y zonas rurales, donde la salud no es tan accesible, la herramienta no llega a todas. «Han habido muchos avances en el área de la salud que han empoderado a muchas mujeres, pero hay una brecha enorme todavía», lamentó.

OBSERVE MÁS: Pobreza y desempleo con rostro de mujer: aún quedan luchas que conquistar

Otras herramientas

Las pastillas anticonceptivas también han sido un punto de controversia por sus efectos secundarios. (Archivo)

El surgimiento de la píldora anticonceptiva fue una gran revolución, porque permitió por primera vez separar el placer sexual de la reproducción.

«Si uno piensa con mentalidad de clase media, y de Valle Central, por decirlo así, uno diría en términos de la salud, las mujeres estamos súper empoderadas. Por otro lado, hay una grandísima cantidad de mujeres que siguen sin tener acceso a anticonceptivos, sin poder controlar su reproducción ni su sexualidad, que siguen siendo violadas por sus parejas todas las noches, y siguen quedando embarazadas sin quererlo», afirmó Sagot.

Según datos de la II Encuesta de Salud Sexual y Reproductiva del 2015, el porcentaje de embarazo no deseado en las mujeres es de un 49,8%.

El año pasado la CCSS implementó la vacuna contra el Virus del papiloma humano (VPH) en niñas de 10 años, un avance para el autocuido y la prevención del cáncer de cuello uterino. Este año, las niñas recibirán ambas dosis durante el curso lectivo.

OBSERVE MÁS: Vicepresidenta sobre norma técnica: «tenemos 50 años de atraso»

En diciembre el Poder Ejecutivo por fin firmó la norma técnica del aborto terapéutico. También llamado aborto impune, se incorporó en el Código Penal desde 1971. Permite interrumpir un embarazo, si hay riesgo para la vida o salud de la madre. La norma era necesaria para definir protocolos a los profesionales de salud y el derecho de la mujer.

En el 2019, el Ministerio de Salud también avaló la primera copa menstrual de venta libre en el país, la marca alemana «Me Luna».

OBSERVE MÁS: 25 de noviembre: ¿por qué seguir luchando contra la violencia hacia las mujeres?

La copa menstrual debe cambiarse cada 8 horas y enjuagar con agua limpia para volverse a usar. (Archivo)

OBSERVE MÁS: 75% de la población está de acuerdo con anticoncepción de emergencia en caso de violación

«Es una opción más para que las mujeres podamos decidir sobre nuestro propio cuerpo, y además es ecológica. La menstruación es un proceso que sucede dentro de mi cuerpo y yo lo quiero administrar de esta manera», defendió Hazel Borbón, máster en enfermería ginecológica, obstétrica y perinatal de la Universidad de Costa Rica (UCR).

La especialista recomendó dejar de lado los prejuicios y tomar una decisión informada, de fuentes confiables, para implementar todas estas técnicas y productos nuevos en el mercado.

«Si tuviera que dar un mensaje en una sola palabra sería el autocuido. Creo que es la principal señal de empoderamiento en una mujer sin delegar esa responsabilidad a otros», concluyó Borbón.

OBSERVE MÁS: 25N: un círculo de sororidad cada vez más fuerte


Traducir artículo

PUBLICIDAD.